Estas propuestas son el resultado de un amplio y exhaustivo trabajo sobre experiencias durante los últimos cuatro meses y medio, en más de 1.000 centros con 54.000 residentes y 35.000 profesionales distribuidos por toda España. El Departamento de Estudios e Investigaciones de Lares ha presentado el informe, dividido en tres líneas de actuación: lecciones aprendidas, buenas prácticas e ideas concretas de presente y futuro para las residencias de mayores.

En los conceptos que se aportan, queda clara la necesidad urgente de un cambio radical de lo sanitario para un mejor funcionamiento y que así no se lleve por delante a lo social. Los problemas de sostenibilidad económica del Sistema Sanitario Público en España han derivado en la desatención de las personas mayores que viven en centros residenciales Y esto no puede volver a suceder jamás. Los mayores no pueden ver vulnerados derechos tan básicos como el acceso a la salud pública y gratuita.

Otro eje básico de conclusiones, es recordar que las residencias de mayores son hogares, no hospitales. La sanitarización, en ningún caso, garantiza un menor contagio. Es más, durante esta pandemia, no hay evidencia científica para afirmar que los centros más dotados con personal médico hayan dado mejor respuesta. Los mayores deben vivir en lo más parecido a un hogar.

Lares propone la creación de Centros Intermedios o Estancias Medias Hospitalarias en las que se atiendan las situaciones que no sean agudas. De esta forma, se corta la cadena de contagio, no se colapsan los hospitales, y a los mayores se les sigue dando un trato especial, digno y humanizante que salva vidas y, sobre todo, que garantiza calidad de salud emocional.

El último eje de ideas, pone en evidencia la triste realidad de que muchas comunidades autónomas no conocen en profundidad a sus residencias. A eso se une la inexistencia de pruebas test fiables en muchos casos y, sobre todo, la falta de apoyo económico por parte de las autoridades públicas que pone en serio riesgo de viabilidad a las entidades del Tercer Sector, especialmente.

Lares agradece su magnífica interlocución con la Secretaría de Estado de Derechos Sociales y, también, con la Dirección General del Imserso, lo que supone un salto de calidad para planificar el futuro inmediato y garantizar la atención de las residencias de mayores, personas en situación de discapacidad o riego de exclusión social. Ese es el objetivo de esta batería de propuestas que tienen la autenticidad de conocer el sector y la pandemia desde la primera línea de trabajo.

Estamos en un momento histórico para reivindicar lo social y, por fin, dotar de medios suficientes a un sector que trata con los más débiles.