Macrosad, cooperativa de cuidados a personas mayores, en colaboración con la empresa Innovasur, ha puesto en marcha una iniciativa para prevenir la trasmisión del COVID-19 en las residencias.

El proyecto se basa en el reconocimiento facial y la medición de temperatura con detección de fiebre, lo que permitirá acceder al centro solo a aquellas personas cuya temperatura corporal no supere los 37 grados. De este modo, pueden proteger la salud de profesionales, personas usuarias y sus familiares.

El ensayo, que permitirá realizar un seguimiento y monitorización en el acceso a las residencias, se está desarrollando ya en dos de sus centros: la residencia Macrosad Ángeles Cobo López, ubicada en Alcaudete (Jaén), y en la residencia Macrosad Las Gabias-San Cristóbal, situada en Las Gabias (Granada).

Además, Macrosad también está diseñando pantallas de metacrilato, espacios independientes, y elaborando protocolos seguros y exigentes, con el objetivo de favorecer y facilitar el encuentro entre personas usuarias y sus familias y estar preparados para cuando las autoridades sanitarias así lo autoricen.

Maceteros de Ilusión

Con motivo de la nueva etapa de desescalada, Macrosad ha creado la iniciativa ‘Maceteros de Ilusión’, donde la cooperativa andaluza quiere transmitir tranquilidad regalando a cada persona usuaria una maceta con mensajes optimistas y positivos.

Se trata de una actividad grupal y psicodinámica encaminada a la orientación espacial y temporal, la estimulación de capacidades cognitivas, la interacción social y la reminiscencia de momentos emotivos.