La consejería de Industria, Energía e Innovación del Gobierno de Navarra ha dado luz verde al proyecto NUTRI+, liderado por el Departamento de I+D+i de DomusVi y cuyo objetivo es avanzar en la nutrición de personas con necesidades especiales.

Además de DomusVi, las empresas participantes en el proyecto son: ADACEN de Navarra, Tutti Pasta, Industrias Alimentarias de Navarra, Precocinados Frisa, Cocuus System Ibérica, Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), la Universidad de Navarra, el Complejo Hospitalario de Navarra y Aditech Corporación Tecnológica.

La crisis del Covid-19 ha hecho aún más visible la vulnerabilidad de nuestros usuarios, tanto los que viven en régimen interno de manera continua o parcial como aquellos otros que residen en sus propios hogares. Hay muchos ámbitos donde es fundamental cubrir sus necesidades y uno de los más relevantes es el de la nutrición.

La alimentación tiene como objetivo principal aportar nutrientes para satisfacer las necesidades energéticas así como regular los procesos vitales y de crecimiento, entre otras funciones. Además, juega un papel importante en la prevención de enfermedades y un envejecimiento saludable. Y tiene un importante componente social y de placer.

Existen sectores de la población que por diferentes circunstancias (alteraciones en los órganos de los sentidos, problemas masticatorios y/o deglutorios, discapacidad, toma de medicamentos que interfieren con los alimentos, distinto metabolismo, alergias o intolerancias, etc.) tienen dificultades para alimentarse correctamente, con el correspondiente impacto negativo en su salud, y en su ánimo.

Por eso, el proyecto NUTRI+ propone desarrollar ingredientes, alimentos y dietas equilibrados y/o con perfil funcional saludable, productos con texturas adaptadas a problemas de masticación y deglución, y visualmente atractivos.

El objetivo es, por un lado, prevenir la aparición de patologías, y, por otro, mejorar la calidad de vida de las personas mayores de 70 años, las personas con discapacidad intelectual o que padecen algún trastorno en su salud mental y las personas que han sufrido algún daño cerebral, paraplejia o tetraplejia.

El proyecto se ha diseñado con un enfoque participativo, plural y transversal para que todos los grupos colaboren y sean parte fundamental del proceso. Otro aspecto reseñable es que en todas las actividades se aplicará la perspectiva de género, lo que permitirá identificar, desarrollar y diseñar soluciones atendiendo a diferencias significativas de sexo-género. La duración del programa será de 27 meses y concluirá el 30 de noviembre de 2022.