El 96,8 % de los trabajadores de las residencias de la Comunidad de Madrid, así como el 95,6% de las personas mayores residentes han presentado anticuerpos tras recibir la vacuna del COVID-19. Así lo ponen de manifiesto los resultados preliminares del estudio de investigación SeroVac que ha realizado la Viceconsejería de Asistencia Sanitaria y Salud Pública de la Comunidad de  Madrid.

El trabajo de investigación SeroVac tiene como objetivo evaluar los niveles de anticuerpos en personas mayores que viven en residencias  y trabajadores después de la vacunación con Pfizer.

Como ha señalado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, de este análisis se puede concluir que el grado  de respuesta de la vacuna en estos dos grupos de población ha sido excelente,  incluso superior a lo referido en la bibliografía. 

El estudio de investigación SeroVac se ha realizado en 44 centros sociosanitarios, a 1.737 residentes y a 1.204 profesionales, entre el 15 de junio y el 15 de julio de este año. Entre los residentes, el 71% son mujeres y la edad media de 83,7 años y en los  profesionales, el 85% son mujeres y la edad media, de 47 años. Queda pendiente  completar el análisis de los datos, así como la repetición del estudio para valorar  la duración de la respuesta inmunológica, con otro análisis en enero de 2022.

Otros objetivos de SeroVac

 Otro de los objetivos de  la investigación SeroVac ha sido comparar la respuesta de anticuerpos IgG-S (anticuerpos contra la proteína Spike) en personas que han recibido la  vacuna de Pfizer, con y sin historia de COVID-19 previa.

Además, se van a analizar otros factores relacionados con la respuesta de anticuerpos IgG-S en personas que reciben la vacuna: edad, sexo, enfermedades crónicas, entre otros. También se persigue estudiar la aparición de efectos adversos a corto y medio  plazo en personas que reciben la vacuna.

Resultados del estudio

Tras este estudio, se concluye que tras la vacunación con Pfizer los residentes y  trabajadores han desarrollado una potente respuesta de anticuerpos  neutralizantes. Aquellos con historia de COVID-19 presentan una concentración  de anticuerpos significativamente más alta (6 veces y 4 veces superior,  respectivamente) tras la vacuna que los que no habían tenido el virus. 

Finalmente, tras la vacunación, se han detectado un escaso número de brotes y  de personas afectadas, lo que sugiere un importante impacto en el control de la  transmisión de la infección de estas personas.

Presentación investigación seroVAC de la Comunidad de Madrid