Plan de Inspección de Servicios Sociales

Navarra aprueba el Plan de Inspección de Servicios Sociales 2022

Navarra aprueba el Plan de Inspección de Servicios Sociales 2022. Como principal novedad, amplía la supervisión de sujeciones físicas al área de Enfermedad Mental. Asimismo, incide en el cumplimiento del modelo de Atención Centrada en la Persona (ACP) que ya se implementó el año pasado y en la formación regulada de todo el personal.

Los objetivos generales del Plan de Inspección de Servicios Sociales es velar por una atención de calidad y adecuada a las necesidades de las personas destinatarias de los servicios de atención diurna y residencial del área de Atención a Personas Mayores, Dependencia, Enfermedad Mental, Discapacidad, Atención a menores y Exclusión Social.

Además, el Plan de Inspección de 2022 asesorará especialmente sobre el modelo de Atención Centrada en la Persona y sobre las normativas sanitarias de prevención y de actuación ante el COVID-19.

Por otro lado, las líneas de actuación por parte de la labor inspectora serán la garantía del respeto a los derechos de las personas, la supervisión de los centros y servicios y el cumplimiento de los requisitos de las personas beneficiarias de la Renta Garantizada, para lo cual se recabará, como en anteriores ocasiones, la ayuda de la Policía Foral.

Normativa de sujeciones

En 2022, entra en vigor la modificación realizada en el Decreto Foral 79/2021 en la que se amplía el ámbito de aplicación de la normativa de sujeciones al área de Enfermedad Mental. Concretamente, se aborda el uso de barandillas que, si bien no están consideradas una sujeción mecánica, sí resultan una medida restrictiva que exige un mayor control.

Este Plan también regula las salas de contención, contempladas como medida restrictiva, en las áreas de Enfermedad Mental y de Discapacidad.

Asimismo, igual que en años anteriores, se comprobará el cumplimiento de todos los aspectos relativos al uso de sujeciones físicas, tales como un consentimiento informado, una prescripción, una revisión mensual o medidas alternativas, entre otros.

Las historias de vida, un documento vivo y dinámico

La actuación inspectora comprobará el cumplimiento de los Planes de Atención Individualizada (PAI) ya vigentes, los cuales deben ser documentos interdisciplinares, integrales y revisados periódicamente, al menos, con carácter anual. Además, deben reflejar las modificaciones importantes en el estado de una persona usuaria.

En relación a esto, el Plan de Inspección de Servicios Sociales destaca que las historias de vida deben ser un documento vivo y dinámico, conocido y accesible para todo el personal trabajador. En este, deben recogerse las situaciones y vivencias experimentadas por la persona en el servicio del que es usuaria.

El personal de referencia, una figura esencial

En la línea de control de la distribución del personal, este Plan de Inspección de Servicios Sociales marca que la figura de personal de referencia pasa a ser una figura esencial en la Atención Centrada en la Persona. Asimismo, el documento detalla que esta figura debe ser elegida por las y los usuarios que lo deseen, con base en sus necesidades o afinidad, y que las personas de referencia deberán tener un grupo reducido de personas a su cargo.

Otro aspecto que destaca el Plan de Inspección de Servicios Sociales a nivel organizativo es el referido a la proporcionalidad en los turnos del personal, a fin de velar por una correcta prestación del servicio en los diferentes días de la semana y las distintas franjas horarias.

Por otro lado, se exigirá a los centros suscritos al Acuerdo Marco que dispongan de un Plan de Igualdad para sus trabajadores y que lleven a cabo una formación anual de las y los empleados en materia de Igualdad. Asimismo, esta formación, recogida en un plan anual, debe contemplar cursos para todo el personal sobre los modelos de ACP.