El Gobierno de Navarra ha adoptado un acuerdo por el que se dedica 300.000 euros para que centros de mayores, discapacidad, enfermedad mental y menores adquieran EPI (equipos de protección individual) para sus profesionales, con el fin de atender a casos de COVID-19 y a sus contactos estrechos.

Esta medida se suma a los 5.354.000 euros que Derechos Sociales destinó en 2020 al suministro directo de materiales de protección a los centros, y compensaciones por gastos extraordinarios durante la pandemia.

El objeto de la convocatoria es complementar el gasto ocasionados a los centros por la compra de este tipo de material en 2021. Para ello, se concederán 250 euros por persona con COVID-19 y/o con necesidad de aislamiento por síntomas o contacto estrecho, atendida en el centro.

5 millones de euros para compensar a los centros sociosanitarios 

Esta medida que toma ahora el Gobierno de Navarra se suma a los fondos que el Departamento de Derechos Sociales destinó en 2020 para compensar a los centros residenciales sociosanitarios de Navarra por los gastos extraordinarios que han tenido con motivo de la pandemia por Covid-19, desde el mes de marzo hasta final de 2020.

En total se han destinado en torno a 5 millones de euros, de los que 3,4 corresponden a los centros de mayores, 900.000 a centros de discapacidad, 578.000 de menores y 70.000 a centros de atención a personas con trastorno mental. 

Estos fondos se han destinados a paliar los ingresos que se han dejado de percibir por desocupación de plazas durante la primera fase de la pandemia en que se suspendieron los nuevos ingresos en centros residenciales, a compensar los gastos ocasionados por las bajas y refuerzo de personal y a la adquisición de materiales de protección y prevención diversos.

La medida adoptada ahora por el Gobierno complementa el apoyo a los centros residenciales durante la pandemia.