Servicio de Ayuda a Domicilio

Nueva Ordenanza del Servicio de Ayuda a Domicilio para personas mayores en Madrid

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado la nueva Ordenanza Reguladora del Servicio de Ayuda a Domicilio para personas mayores y/o personas con discapacidad, de los servicios de centros de día, residencias y apartamentos para personas mayores y del centro municipal de Atención Integral Neurocognitiva. Todos los grupos municipales han votado a favor del texto final de la norma.

Según ha recordado el delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, Pepe Aniorte, la nueva ordenanza regula importantes programas destinados a los 650.000 mayores de 65 años de la ciudad de Madrid, entre los que destacan el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), que en 2021 atendió a 83.000 personas, y los centros de día para mayores, a los que acudieron 5.250 personas el año pasado. Además, también se regulan las residencias y apartamentos para mayores, así como el centro de Atención Integral Neurocognitiva.

Aniorte ha resumido con la palabra “cercanía” el espíritu de la ordenanza, que se concreta en tres claves.

  1. Mayor rapidez en la respuesta, a través de un nuevo procedimiento exprés que permitirá activar el SAD de forma inmediata en casos de riesgo grave e inminente. Como ejemplo, el delegado del área social ha mencionado el de “una persona mayor que no puede valerse por sí misma y cuyo cuidador fallece”.
  2. Reducción de la burocracia. “Todo el procedimiento de acceso al SAD implicaba antes 5 documentos, 5 pasos y 5 firmas. Ahora pasa a ser un solo documento, un solo paso, una sola firma”, ha explicado Aniorte. Gracias a la nueva ordenanza, los Servicios Sociales municipales podrán consultar la información que, hasta ahora, debía aportar el beneficiario de los servicios.
  3. Favorece la atención en el propio hogar a personas a las que hasta ahora no se podía prestar servicio. Por ejemplo, será posible dar acceso al SAD a personas mayores que están esperando la atención a la dependencia de la Comunidad de Madrid. Además, a través de la modificación del baremo social, será posible aumentar la intensidad del servicio a los mayores más vulnerables, como aquellos que son víctimas de algún tipo de violencia o maltrato.

Diálogo y negociación

El delegado del área social ha agradecido el trabajo de la Dirección General de Mayores en la elaboración del texto aprobado, así como la participación del Consejo de Mayores de la Ciudad de Madrid. También ha destacado la voluntad de diálogo y negociación de los grupos políticos que, según él, “han mejorado la Ordenanza tal y como se aprobó en Junta de Gobierno, demostrando que, cuando se trata de cuestiones tan importantes, somos capaces de alcanzar consensos”.

Tras su aprobación en el Pleno, se prevé que la nueva Ordenanza Reguladora del Servicio de Ayuda a Domicilio entre en vigor a principios de 2023.