Patronales de Castilla y León analizan con PSOE y VOX la realidad del sector residencial

Patronales de Castilla y León analizan con PSOE y VOX la realidad del sector residencial

La invisibilidad de las residencias pese a su importancia económica y social previas a la pandemia ha sido una de las principales causas directas de los casos producidos durante la primera ola de la Covid según la opinión expresada por Diego Juez, presidente de Acalerte y Jorge Sáinz, su homólogo en Lares Castilla y León, durante la reunión que han mantenido con los representantes en las Cortes de PSOE y VOX, con el fin de dar a conocer esta realidad de cara a la comisión de investigación y de la aprobación de la futura Ley de Residencias que se llevará a las Cortes durante esta semana.

“La pandemia no ha distinguido la titularidad del centro y, por ello, estamos juntos para luchar por el sector y mostrar la preocupación y convencimiento de buen hacer”, explicaban a una en ambas reuniones. Por otro lado, destacaban que “hemos dado lo mejor de nosotros mismos y esta ha sido una crisis sanitaria y nosotros no somos hospitales. La Covid ha provocado la crisis”, puntualizaban.

Los principales representantes de las residencias de Castilla y León se mostraban a favor de ofrecer la información de lo ocurrido durante la pandemia, pero fundamentalmente de buscar las soluciones para mejorar los servicios y la atención y recordaban que “somos necesarios y esenciales”.

Visión de futuro

“Insistimos en que lo importante es el futuro: que se mejore la financiación para lograr incrementar el salario a los profesionales, sentirnos apoyados, que las más de 45.000 personas usuarias y los trabajadores, así como las familias se sientan respaldados y cuenten con lo que realmente necesitan”, explican desde ambos colectivos.

Igualmente, también han solicitado que Sanidad se haga cargo de sus pacientes, es decir, que el SACYL atienda a los castellano y leoneses que viven en residencias en igualdad de condiciones que el resto de usuarios, evitando la falta de asistencia o su remisión al servicio sanitario privado de las residencias.

De igual modo, se reivindicó la necesidad de una mayor coordinación sociosanitaria (inexistente durante la pandemia), coordinación imprescindible para atender a unos usuarios cuyo perfil es mayor de 85 años, mujer, con varias patologías y polimedicados.

Por último, ambas organizaciones, pusieron de relieve la importancia del sector en la Comunidad al existir, actualmente, en la región más de 45.000 plazas residenciales y se generan 26.000 puestos de trabajo directos. Empleo no deslocalizable, con amplia presencia en el mundo rural y altamente feminizado.