Ya está aprobado el Plan de Choque en Dependencia que tendrá una vigencia de tres años (2021-2023) y que quiere cubrir algunas existentes en el Sistema de Atención a la Dependencia, SADD, y a mejorar su eficiencia. Este Plan se ha presentado con un incremento de 623 millones de euros, siendo la aportación del gobierno central de 1.920 millones de euros, lo que supone un aumento del 48%. Gracias a este Plan, el gobierno incrementa un 46,7% la financiación de la dependencia en Extremadura, que recibirá este año 19,9 millones de euros del nivel mínimo y el nivel acordado.

 

Con fecha de 18 de enero de este año, el Consejo Territorial, aprobaba el Plan de Choque en Dependencia 2021-2023. Un documento aprobado con un consenso amplio en cuanto a los objetivos que persigue y en cuanto a las medidas a adoptar para conseguirlos, refrendado por los interlocutores sociales y los representantes de las comunidades autónomas. Este Plan es el resultado de los diferentes encuentros que, desde julio de 2020, ha llevado a cabo la Mesa de Diálogo Social en Autonomía Personal y Dependencia, reuniones en las que junto a la Secretaría de Estado de Derechos Sociales han participado CCOO, UGT, CEPYME y CEOE.

Los ejes centrales, en torno a los cuales se estructuran y fijan las medidas a tomar en este Plan de Choque, son principalmente el aumento de la financiación del SAAD y establecer un calendario que guie la introducción paulatina de las medidas a lo largo de los tres años de vigor, y siempre priorizando aquellas medidas que son más urgentes. El incremento de la financiación del Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia por parte de la Administración General del Estado se destinará a cubrir medidas de mejora concretas, centradas prioritariamente en reducir la lista de espera de los usuarios del sistema y los tiempos de tramitación de las solicitudes; en mejorar las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en el SAAD, y en añadir mejoras en los servicios y prestaciones para garantizar la atención adecuada a las personas dependientes, sobre todo a través de servicios profesionales de calidad.

 

Primeras medidas en 2021

En ese calendario de actuación, y como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, se ha propuesto realizar una evaluación completa del SAAD en el presente año. Para año se identificarán cuáles son las necesidades de mejora del sistema, de su gestión y de sus sistemas de información y estadísticas, y se llevará a cabo una revisión en profundidad del impacto de género en las políticas de cuidados actuales.

También durante 2021 se analizará y evaluará el sector de los centros residenciales para conocer con exactitud los centros que existen y sus características (sistema de financiación, localización, tamaño, perfil profesional, etc.). En este terreno, se propondrán mejoras en el sistema de la acreditación de la calidad de los centros residenciales y de los servicios de proximidad.

Uno de los objetivos prioritarios marcados en el Plan de Choque es la reducción de las listas de espera en el Sistema de Atención a la Dependencia. Entre las medidas tomadas para la reducción de las listas y la simplificación de los trámites administrativos, cabe destacar que se determine el PIA en la resolución del grado de dependencia del usuario, permitir que los PIA puedan ser modificados en función de cómo varíen las circunstancias personas del usuario, que, una vez reconocido el grado de dependencia y mientras no deba revisarse, no deberá tramitarse otro expediente para reconocer otra prestación que se considere más adecuada, y valorar la posibilidad de establecer un procedimiento urgente de acceso a las prestaciones para personas dependientes de elevada vulnerabilidad, entre otras.

También a lo largo de este año, el Plan contempla la regulación de la figura del Asistente Personal y se abordará la modificación de la actual prestación económica de cuidados en el entorno familiar.

Además, se analizará el sistema de copago actual en las diferentes comunidades autónomas y y analizarán cuáles son las aportaciones del SAAD y su impacto en el mercado laboral, es decir, como generador de empleo. En este punto, en 2021 se van a revisar cuáles son las aportaciones que realizan los usuarios, es decir, los copagos, y tras esa revisión se propondrán algunos criterios comunes que ya podrían estar operativos el año que viene. El Plan especifica que nadie va a quedar excluido del sistema por no poder afrontar ese copago que, como se recoge en el documento, será determinado en función de la capacidad económica de cada persona y del coste que tenga la prestación que necesite.

Ya para finales del año que viene, el Plan contempla que todas aquellas personas dependientes que vivan en sus domicilios, y que tengan un grado reconocido, van a tener acceso al servicio de teleasistencia que pasa a ser un derecho subjetivado ligado a la propia condición de dependencia.

Plan de Choque en Extremadura

El Plan de Choque para el impulso del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia acordado en el seno del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia contempla una inyección presupuestaria estimada superior a 600 millones de euros por cuenta de la Administración General del Estado durante el año 2021, en la que se incluye la recuperación del nivel acordado de financiación, con 283,2 millones de euros, y la elevación del nivel mínimo de protección garantizado.

¿Cómo se materializará este Plan de Choque para el impulso del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia en Extremadura? El incremento de la financiación estatal que se prevé reciba la comunidad extremeña, según nos confirman desde el Servicio Extremeño de de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia, SEPAD, se destinarán a diferentes líneas estratégicas con el objetivo último de “mejorar la calidad y capacidad de respuesta del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) en Extremadura”. Estas líneas, que se verán reforzadas por esa financiación estatal, se centrarán en reducir los plazos de los trámites administrativos del sistema, en reducir el número de personas que están pendientes aún de valoración de sus situación de dependencia para determinar el grado, y en reducir el número de personas que aunque ya tienen la valoración pertinente están pendientes de acceder a las prestaciones que les corresponden del sistema.

Además, la financiación se destinará a ampliar la cobertura de los servicios públicos y de las prestaciones que están integrados en el catálogo del SAAD, en ampliar el régimen de compatibilidades de ese catálogo de servicios y prestaciones, y en incrementar y mejorar los recursos ya sean profesionales, logísticos o tecnológicos, que están implicados en los procedimientos de gestión y tramitación administrativa, en la valoración de la situación de dependencia y en la elaboración del Programa Individual de Atención, el PIA.

El primer objetivo, como se ha confirmado desde el SEPAD, será reducir las listas de espera y los tiempos de tramitación de las valoraciones, actuar sobre las condiciones laborales de los trabajadores y, en tercer lugar, introducir mejoras en los servicios y prestaciones. En este punto, cabe destacar que se extenderá el servicio de teleasistencia a todos los usuarios de la ley como un derecho subjetivo y también crear una nueva prestación económica vinculada al asistente personal, una figura que hasta la fecha no ha existido en la región.

 Según los datos facilitados por el Sistema de Información del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, SISAAD, correspondientes al 31 de enero de 2021, en la Comunidad Autónoma de Extremadura residen un total de 34.412 personas que ya tienen su situación de dependencia correspondientemente reconocida, de las cuales 10.712 presentan una situación de gran dependencia (Grado III Nivel 2, Grado III Nivel 1 y Grado III). Es decir, el 31,13% del total de personas con reconocimiento de la situación de dependencia son, en Extremadura, grandes dependientes.

Los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura para el año 2021, conforme a la Ley 1/2021 de 3 de febrero, los programas integrados en los estados de gastos de los presupuestos, agregados según la función correspondiente a Dependencia, prevén un crédito inicial de 360,67 millones de euros.

A modo estimativo, el presupuesto autonómico que se destinará a las personas en situación de gran dependencia se hallará entre el 40,37 % y el 49,04%.