Stopedadismo

Plántale cara a la discriminación por edad

El movimiento #StopEdadismo presentó el jueves 10 de marzo una campaña para recoger firmas y recabar apoyo a las acciones de sensibilización y difusión contra el edadismo, la tercera causa de discriminación mas común en el mundo después de la raza o género.  La campaña “Plantémosle cara a la discriminación por edad” que ya se puede firmar en change.org ha sido presentada en una mesa redonda en la biblioteca Eugenio Trías del madrileño parque del Retiro.

En el evento se ha presentado el Decálogo contra el edadismo consensuado por las mas de 26 organizaciones integrantes del movimiento y que puedes leer completo en www.stopedadismo.org. Como acto central de la presentación ha tenido lugar un debate, organizado por ASISPA y moderado por Ana Adame, Directora de Relaciones Institucionales de la entidad y que ha contado con la presencia de Elena Sampedro, Directora General de ASISPA, Laura Cañete, impulsora del movimiento #StopEdadismo, Ana Lancho, Directora del Hospital de Día Lajman, y las actrices y cantantes Jenny Llada y Charo Reina.

El encuentro que se ha podido seguir en directo en las redes de ASISPA ha contado también con la intervención on-line desde Argentina de Mercedes Jones, Socióloga y Directora de Proyectos del Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés de Buenos Aires.

En una distendida charla se ha dibujado la hoja de ruta del movimiento #Stopedadismo y se han lanzado algunas interesantes reflexiones acerca de lo que significa la discriminación por edad y qué podemos hacer para evitarla. Laura Cañete, Directora de Innovación y Formación de la Fundación ASISPA, abrió la sesión haciendo una breve reseña de la andadura del movimiento #StopEdadismo, que aunque solo cuenta con un par de años de antigüedad recoge una larga línea de trabajo y una vieja inquietud de todas las entidades participantes: la erradicación del edadismo, un tipo de discriminación generalizada, silenciosa, invisible y normalizada.

Un movimiento, #StopEdadismo, que ha hecho del trabajo en red su motor de impulso y un grupo de entidades concienciadas con esta problemática que se han unido para multiplicar sus voces ante una situación que debido al proceso de envejecimiento de la población en el mundo nos afectará tarde o temprano a todos y a todas. Entidades e instituciones entre las que destacan: ASISPA, Quiero Plataforma de sostenibilidad, Fundación Alicia y Guillermo, Ategal, Obra Social Viseu, Máster de Psicoxerontología de la Universidad de Santiago de Compostela, Fundación 26 Diciembre, La Barandilla, Red Innicia, Revista Bica, Envelhecer…

Y a partir de ahora, desde el lanzamiento de esta campaña, cualquier persona puede firmar el manifiesto #Stopedadismo en la plataforma www.change.org y adherirse al movimiento de manera individual.

Después de la presentación del Decálogo contra el edadismo y ya dentro del debate, se escucharon las siguientes reflexiones que configuran un potente kit de herramientas que ayudarán a erradicar los comportamientos edadistas.

Concienciación colectiva

El edadismo es un problema social y afirma Charo Reina que la lucha comienza con la sensibilización desde las bases. Educación y difusión. Volver a poner en el centro del debate social el cuidado a las personas y el respeto a la persona mayor y trabajar por erradicar todas las discriminaciones desde abajo, desde la escuela, desde nuestra propia casa. Ese es el comienzo de todo.

Elena Sampedro añade que la transformación colectiva será más potente cuanto más se plantee desde la transversalidad. Medioambiente, raza o género también forman parte del discurso de #Stopedadismo. La infancia y la juventud y su fuente de energía inagotable son los perfectos aliados para impulsar este tipo de iniciativas. O trabajamos desde un enfoque integrador e intergeneracional o no obtendremos los resultados esperados.

Un proceso de base y comunitario que, como ha señalado Mercedes Jones, permitirá que a través del espíritu pionero e innovador y los espacios de reflexión conjunta, caminemos hacia un cambio profundo, hacia una revolución cultural, hacia una eliminación de esta pesada lacra.

Cuestionar nuestras propias actitudes

Un punto importante abordado en el debate ha sido el del autoconocimiento como herramienta para trabajar contra las actitudes discriminatorias. Revisar nuestro lenguaje y nuestros comportamientos, nuestra infantilización de las personas mayores o la sobreprotección a la que a veces les sometemos, ha dicho Elena Sampedro, es uno de los puntos de partida de esta singladura. Mercedes Jones, por su parte, apunta que erradicar estos comportamientos vejatorios comienza con la deconstrucción de uno o una misma.

Tal y como recoge el propio Decálogo, es recomendable fomentar la educación contra el edadismo en nuestro día a día, en nosotros y en nosotras mismas además de en las personas de nuestro entorno.

La lucha contra todos los prejuicios

Otra herramienta clave, ha destacado Charo Reina, ha sido la necesidad de romper con los prejuicios. Con todos. Con los físicos, con la ruptura de los tabús de belleza canónica que tanto problema están generando entre jóvenes y no tan jóvenes. Pongamos fin al rechazo que suponen las arrugas en este mundo hiperestetizado. Hay que romper los prejuicios afectivos y sexuales y acabar con la idea de que la sexualidad es solamente una actividad de juventud, así lo ha puesto de manifiesto la cantante al reivindicar con naturalidad la masturbación de las mujeres mayores.

Prejuicios que se instauran también en el ámbito sociolaboral, que no respetan la diversidad de todo el ciclo vital y que permiten que personas de cincuenta años sean expulsadas del mercado laboral por falta de competencias o que miremos a las personas mayores como seres ignorantes y torpes.

Elena Sampedro, Directora General de ASISPA, en este sentido, nos dice que el trabajo continuado de su entidad durante más de cuarenta años con las personas mayores, reafirma que estas poseen una adaptabilidad altamente valorable, un saber excepcional, altas capacidades para romper barreras, aprender, innovar o simplemente ser resilientes.

El Decálogo contra el edadismo subraya, con respecto a este tema, que es importante fomentar el papel de los medios de comunicación como agentes de cambio: promocionando el respeto, la visibilidad, la diversidad, y la realidad de las personas en sus diferentes etapas vitales. 

Mejorar la Salud Mental

La enfermedad mental se trata de un estigma cuyo silenciado alcance no contribuye a normalizar y a mejorar la situación. Un importante problema de salud pública que no cuenta con el necesario apoyo de las instituciones y que agrava las actitudes discriminatorias. El trabajo en red, las iniciativas comunitarias y los movimientos como #Stopedadismo nos ayudan a sensibilizar sobre una problemática demasiadas veces invisibilizada, señala Ana Lancho, Directora del Hospital de Día Lajman especializado en Salud Mental.

Dimensión Global

Con respecto a la necesidad de una óptica global para abordar la cuestión del edadismo, Mercedes Jones ha resaltado que los problemas que creemos que son locales, de nosotras mismas, de cada persona en particular, son en realidad problemas compartidos. Lo que nos llega desde cualquier lugar del planeta no nos puede ser ajeno. Como seres humanos estamos conectados, dice la socióloga argentina. Es precisamente este enfoque el que ha permitido la rápida extensión e internalización del movimiento que ya cuenta con entidades e instituciones colaboradoras además de en España, en Portugal, Argentina, México, República Dominicana, Brasil, Chile y un largo etcétera.

Igualdad de género

Jenny Llada habló del mundo artístico en particular, pero su mensaje lo podemos extrapolar a la sociedad en general. Actrices invisibles a partir de su cincuenta cumpleaños. Revoquemos esta situación y reivindiquemos el valor de las mujeres mayores, su experiencia, su sabiduría… su independencia.

En su reflexión no quiso olvidar a todas las mujeres luchadoras que nos han precedido, las que abrieron el camino y lo limpiaron de obstáculos y sin las que, sin duda, hoy no estaríamos aquí, dijo. Un conciso: “Las mujeres nunca nos vamos a rendir” cerró su intervención.

Articulación del territorio

La soledad no deseada y el aislamiento del mundo rural agravan el edadismo y la discriminación estructural de las personas mayores, ha señalado Acisclo Redondo, Vicepresidente de ASISPA y profundo conocedor de la problemática de la España vaciada. Es importante estructurar los territorios para acabar con la dualidad centro-periferia. Y sobre todo, tal y como señala Mercedes Jones, es necesario este replanteamiento en un momento en el que el nuevo mapa de la longevidad humana nos deja experiencias de familias de cinco o seis generaciones conviviendo simultáneamente.

Referencias de longevidad diversa y positiva

Para cerrar el evento se ha hablado de la necesidad de referencias y relatos de un envejecimiento luminoso y alejado de los estereotipos a los que nos tiene acostumbrados el mercado. Una reflexión recogida en el Decálogo contra el edadismo cuando se señala que es necesario sensibilizar sobre el proceso de envejecimiento, mostrando la diversidad de perfiles de personas mayores y reclamando el mantenimiento de la identidad individual más allá de la edad.

Referentes, explica Mercedes, al modo del club de mujeres argentinas, Las Vitales, del que solamente se puede ser socia partir de los 80 años. Mujeres que están mostrando el camino hacia esa longevidad positiva disfrutando de una vida plena, sexual, erótica, social, cultural e intelectual. Mujeres que han publicado su primer libro a los 90 años y que están mostrando un camino bastante ignoto para la mayoría de nosotros y nosotras debido a la falta de referentes de este tipo de envejecimiento en nuestras sociedades contemporáneas.

Es imprescindible, subraya la socióloga, poner en valor testimonios de personas concretas que estén viviendo bien, plenamente felices, con problemas como todo el mundo, pero que ante alguna dificultad de tipo físico no se detengan. Unos modelos que han de servir de aprendizaje para todas las edades, para todos los géneros, para todos los lugares geográficos y culturales.

Un aprendizaje en común. Todo un camino por explorar, una hoja de ruta y un reto para el movimiento #StopEdadismo en su trabajo por erradicar una de las formas más comunes y socialmente aprobadas de prejuicio y discriminación del mundo: el edadismo.

 

Puedes seguir toda la actividad el movimiento #StopEdadismo en www.stopedadismo.org

Puedes adherirte al movimiento #StopEdadismo de forma individual firmando el Decálogo contra el edadismo en www.bit.ly/firma-stopedadismo