Con el paso del tiempo, el padecer esta enfermedad si no está controlada, puede ocasionar complicaciones en los pacientes. Abordamos las más comunes.

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica en la que los niveles de azúcar (glucosa) en sangre son elevados. La glucosa es vital ya que es la energía para las células y para el cerebro.

Existen dos tipos de diabetes principalmente las Tipo 1 y Tipo 2, y en ambas, el cuerpo no produce la insulina necesaria, no la utiliza con la eficacia necesaria o es resistente a ella.

Estos son los problemas más comunes derivados de la diabetes:

  • MACROANGIOPATICAS. Alteraciones en los vasos de gran calibre.
Hablamos de las macro vasculares, de las alteraciones de las arterias que riegan el corazón, y que pueden originar angina e infartos.  En los pacientes diabéticos aumenta la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o derrames cerebrales es más frecuente en la diabetes tipo II. Aumenta también drásticamente el riesgo del estrechamiento de las arterias (aterosclerosis)
Estos son los problemas más comunes derivados de la diabetes:
  • MICROANGIOPATICAS. Alteraciones en los vasos de pequeño calibre.

Problemas oculares. Retinopatía. Los vasos sanguíneos de la retina pueden verse afectados y producir ceguera. También se aumenta el riesgo de cataratas o glaucomas.

Problemas Renales. Nefropatía. Las infecciones en las vías urinarias y de la vejiga se pueden convertir en infecciones renales.

Problemas en la micción. A largo plazo, los problemas de vejiga en los hombres suelen presentarse con escapes urinarios, con orinar frecuentemente, con incontinencia o con retención urinaria. El daño de los nervios de las vías urinarias puede ser un problema emparejado a la diabetes.

Los riñones pueden verse dañados o incluso dejar de funcionar. Puede conducir a la insuficiencia renal o incluso a necesitar diálisis o trasplante.
Problemas en el sistema nervioso. Neuropatía. Si los nervios afectados tienen vinculación con la digestión, el paciente puede tener problemas al digerir alimentos, náuseas, vómitos o episodios de diarrea o estreñimiento.

En los hombres, las lesiones nerviosas pueden dificultar la erección, provocando estos problemas más comunes de salud sexual

La diabetes y disfunción eréctil. Muchos hombres diabéticos la padecen en los 10 años siguientes a su diagnóstico. La disfunción eréctil se presenta en más de la mitad de los hombres diabéticos y tienen una probabilidad 3 veces mayor de desarrollarla.

Si la disfunción eréctil persiste u otro problema relacionado con la vida sexual, existen tratamientos disponibles como devigor salud sexual  que le permitirán disfrutar de una vida sexual satisfactoria y de las relaciones personales. Con terapias y atención médica adecuada, hay soluciones eficaces. Se trata de un tratamiento aplicado por urólogos, sin dolores, efectos secundarios y sin hospitalización, por lo que te permite seguir con tu día a día normal y recuperar tu vida sexual plena.

La eyaculación retrógrada. No es demasiado común que, durante la eyaculación, el semen entre en la vejiga mezclándose con la orina, pero se pueden dar casos.

La curvatura del pene. Son más propensos los diabéticos a tener esta enfermedad, dificultando las relaciones íntimas o haciéndolas dolorosas.

Infertilidad. Algunos estudios demuestran que estos pacientes pueden tener problemas de fertilidad. Las concentraciones altas de glucosa o bajas en el paciente pueden afectar a su deseo sexual y excitación. Los de edad más avanzada son más propensos a tener un bajo nivel de testosterona.

En las mujeres, la falta de deseo sexual, la sequedad vaginal, la disminución del flujo sanguíneo a los genitales, provocan relaciones sexuales dolorosas o insatisfactorias.

Las mujeres diabéticas tienen mayor riesgo a las infecciones en la vejiga y a la candidiasis vaginal, ya que este hongo puede crecer más fácilmente si los niveles de glucosa son altos.

Fertilidad y embarazo. Es importante mantener los niveles adecuados de glucosa para no perjudicar al bebe.

Es más propenso a desarrollar problemas sexuales el paciente que :

  • No tiene la glucosa controlada
  • Tiene daño en los nervios
  • Tiene alto el colesterol y la presión arterial
  • Tiene sobrepeso
  • Tiene otros hábitos como el alcohol, tabaquismo, vida sedentaria e ingiere otros fármacos

Debilitamiento del sistema inmunitario, que conlleva a infecciones más frecuentes, incluso en la piel, dificultando la cicatrización. Úlceras, llagas, cortes o ampollas dan lugar a infecciones sobre todo en los pies.

El daño en las terminaciones nerviosas se manifiesta con entumecimiento, dolor o picazón principalmente en las piernas y extremidades.

La diabetes es la primera causa de amputaciones en los países desarrollados, tras las traumáticas, por lo que es necesario un control muy exhaustivo para evitar llegar a estos extremos.

Problemas auditivos. Es común en estos pacientes que presenten deterioro auditivo.
Demencias. Otro problema derivado que aumenta el riesgo de padecerla, si se tiene diabetes.
Depresión. Son frecuentes en pacientes diabéticos.
Presión arterial alta y problemas con la circulación sanguínea son habituales en estos pacientes y están asociados al nivel de glucosa en sangre.

Problemas de encías. La diabetes puede provocar problemas en la boca, encías y dientes.

Al tratarse de una enfermedad crónica, el control estricto de los niveles de glucemia puede prevenir o retardar estos problemas derivados de la diabetes. La prevención es el pilar básico, estilo de vida saludable, dieta y ejercicio son las pautas más aconsejables para evitar sus consecuencias y reducir su avance.