Requena y Plaza ha concluido el proyecto de renovación del nuevo centro residencial del Grupo Emera en Madrid. El proyecto se ha encaminado a dotar al edificio de una nueva y atractiva estética, al tiempo de lograr la máxima funcionalidad de los elementos, tanto en las zonas comunes como en las habitaciones. El Grupo Emera eligió nuevamente a Requena y Plaza para un cuidado diseño que ha desarrollado con unas líneas sutiles y contemporáneas, que transmiten frescura y armonía, y cubren las necesidades de los residentes y de sus familias.

La intervención ha supuesto una enorme transformación del edificio. En total, se ha intervenido en unos 6.000 m2, concretados en zonas comunes y 71 habitaciones con capacidad para 121 camas (50 dobles, 6 individuales y 15 suites), así como un centro de día con 25 plazas. Las habitaciones destacan, al igual que las instalaciones de servicios comunes, por una alta calidad y un excelente diseño pensado específicamente para los residentes en las diferentes unidades de convivencia, y en consonancia con su entorno y ubicación. La nueva residencia cuenta con peluquería, cafetería, terraza y capilla, así como diversas instalaciones para mejorar el estado físico y cognitivo de los residentes: sala de rehabilitación, aula de terapia ocupacional y un centro de estimulación sensorial.

En las plantas bajas, siempre iluminadas por luz natural, se sitúa la cafetería, con un patio y un precioso jardín vertical que será un agradable punto de ocio para los residentes y de encuentro con las visitas. También en esta zona están la capilla, una sala de usos múltiples, la lavandería y el resto de las áreas de mantenimiento del centro. Igualmente, se ha ubicado una acogedora sala de estar con chimenea, la peluquería, el restaurante y la cocina, así como los almacenes. 

A nivel de calle se hallan la recepción, el centro de día, y las áreas de terapia ocupacional, rehabilitación, atención médica y enfermería. Las zonas comunes están decoradas en colores claros combinados con materiales cálidos y suaves formas geométricas en los tejidos para dar sensación de calidez al ambiente. En la entreplanta se encuentran las oficinas y otros recursos administrativos. En la segunda planta, se distribuyen las habitaciones de residentes semiasistidos, estando decorada en tonos burdeos. En la planta tercera también hay habitaciones para los semiasistidos, diseñada en luminosos amarillos. Las habitaciones de los residentes válidos ocupan las plantas cuarta y quinta en los que predominan tonalidades naranjas y azules, respectivamente, y se han diseñado con un mobiliario lacado especial y papeles vinílicos adamascados. En todos los espacios se ha puesto el diseño al servicio de las necesidades concretas y específicas de los usuarios y de sus familias.