La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT ha pedido al Gobierno que adelante la administración de vacunas contra el COVID-19 a las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio. El sindicato trasladó esta propuesta en el transcurso de la reunión del Comité Consultivo del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia.

El sindicato ha destacado que este colectivo de trabajadoras pueden ser un vehículo de transmisión entre los usuarios de este servicio, personas especialmente vulnerables, con riesgo de contagiarse por la enfermedad y de desarrollar complicación.

El sindicato ha destacado que los trabajadores del servicio de ayuda a domicilio prestan cuidados diarios a seis personas diferentes, para lo que se desplazan en trasporte públicos.

La propuesta fue bien acogida por parte del Imserso y se comprometió a trasladarla a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.