El SAD del futuro: nuevos servicios y perfiles profesionales

El SAD del futuro: nuevos servicios y perfiles profesionales

Las personas mayores expresan, cada vez con más frecuencia e intensidad, el deseo de permanecer en su hogar el máximo tiempo posible. Para ello, necesitan servicios prestados por profesionales cualificados adaptados a sus necesidades en cada etapa de la vida. Solo así podrán disfrutar de un entorno seguro con calidad de vida. El Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) es un recurso asistencial que, precisamente, está evolucionando y ampliando su cartera de servicios para ayudar a las personas usuarias a mantener, e incluso recuperar, su autonomía e independencia. Servicios que traen consigo nuevos perfiles profesionales relacionados con la fisioterapia, terapia ocupacional, psicología, logopedia, nutrición, etc.

En este reportaje, algunas de las principales empresas que prestan el SAD en el mercado español: Asispa, Clece, Cuideo, DomusVi, Eulen Sociosanitarios, Gerosol, Macrosad, Mensajerosad, Sanitas Mayores y Senniors explican los retos a los que se enfrentan, como la incorporación de nuevos perfiles profesionales y una adecuada financiación por parte de la Administración Pública, y cómo se están adaptando para ofrecer una atención en el domicilio centrada en la persona. Sin olvidar la necesaria implicación de la tecnología en todo este proceso de la mano de Gesad y Kwido.

El envejecimiento de la población es una realidad innegable a la que debemos hacer frente con nuevos modelos de atención, que respondan a las nuevas necesidades sociosanitarias de las personas mayores.

Para respetar el derecho de las personas a permanecer en su hogar, el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) debe ofrecer servicios más flexibles, que tengan la capacidad de adaptarse de una manera ágil a las necesidades cambiantes de las personas.

Por tanto, hay que formar equipos multidisciplinares que complementen la tradicional e imprescindible labor de las auxiliares de ayuda a domicilio. Servicios como psicología, podología, fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia, nutrición, educación e intervención social, peluquería, asesoría jurídica, etc., contribuirán a mantener y mejorar la salud física y emocional de las personas mayores.

Nuevos servicios que requerirán nuevos profesionales, lo que supondrá el mayor reto al que deben enfrentarse las empresas prestadoras del SAD. La carencia de profesionales en el ámbito sociosanitario es un problema que comparte tanto el sector público como el privado, y que puede poner en riesgo la prestación de unos servicios tan necesarios como demandados por la sociedad. Por tanto, los expertos consultados destacan la importancia de visibilizar estos servicios y hacerlos atractivos, con el objetivo de dignificar la profesión para atraer a los diferentes profesionales que demanda el SAD.

Lógicamente, para poder prestar unos servicios de calidad, los mismos expertos reclaman a las Administraciones Públicas una dotación presupuestaria suficiente para que el SAD del futuro pueda ser viable y sostenible en el tiempo.