ayuda a domicilio para personas con discapacidad

La ayuda a domicilio, un servicio esencial también para personas con discapacidad

Los Servicios de Ayuda a Domicilio son fundamentales puesto que son la base que sostiene la atención a la dependencia. Las personas que se dedican a la atención sociosanitaria prestan este servicio esencial a millones de personas que tienen dificultades en su autonomía personal o necesitan ayuda en su día a día. Trato y cuidado personalizado son las claves de un servicio tan importante. 

Aunque la Ayuda a Domicilio suele asociarse a las personas mayores, también se presta a personas con algún tipo de discapacidad. Es el caso, por ejemplo, del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de Clece en Madrid que atiende además de a personas mayores, a personas que pueden presentar discapacidad física, psíquica (intelectual o mental) y/o sensorial. 

Cada vez son más las personas con discapacidad que solicitan este recurso como apoyo a las actividades de la vida diaria y que contribuye de manera sustancial a la calidad de vida del usuario.  

Atención centrada en la persona

El Servicio de Ayuda a Domicilio que presta Clece a personas mayores y/o con discapacidad basa su metodología en un modelo de atención centrado en la persona, es decir, “a la hora de prestar servicio, tenemos en cuenta, además de las necesidades de los usuarios, sus gustos y preferencias”, explica Elena Mateos, gerente del SAD de Clece.

También su proyecto técnico es uno de sus elementos diferenciales. Con ello, buscan garantizar una mejor prestación del servicio, de tal manera que se centre única y exclusivamente en el beneficio del usuario. En este sentido, para Clece, es fundamental “toda la información que nos traslada nuestro equipo auxiliar. Gracias a ellas, podemos detectar situaciones de vulnerabilidad, soledad no deseada, etc.”, asegura Elena Mateos.

Seguimiento de cada caso 

Los departamentos de servicios sociales de las administraciones públicas son los encargados de definir el tipo de prestación y las horas que reciben los usuarios, en función del grado de discapacidad o dependencia en el momento de la valoración. Pero esa situación de partida evolucionará a escenarios más vulnerables en cuanto a dependencia y deterioro a nivel cognitivo, por lo que el seguimiento de los usuarios es imprescindible.

Como refiere la gerente del SAD de Clece “con las visitas de seguimiento de las coordinadoras y con el día a día de las auxiliares se identifican, con carácter predictivo, comportamientos que alertan de esa evolución a un deterioro cognitivo peor o a un nivel mayor de dependencia. Esto permite advertir a los departamentos de servicios sociales para que vuelvan a reevaluar las prestaciones que reciben en cuanto a tipología y horas”. 

Atención profesional

Para Clece, la profesionalización de los servicios de proximidad ayuda a ofrecer más y mejores recursos ante las necesidades de los usuarios. Para conseguir este objetivo, la formación y capacitación de los profesionales que trabajan en estos servicios es clave. 

En Clece, los profesionales que se encargan de la coordinación del servicio de ayuda a domicilio tienen el título de Trabajo Social o de Psicología. En muchos casos, continúan su formación de posgrado con máster o similar. 

Por otra parte, las auxiliares de ayuda a domicilio deben tener certificado de profesionalidad o acreditarlo a través de su experiencia. Pero esto no resulta un problema porque, como indica Elena Mateos, «en muchos casos, nuestras auxiliares tienen un nivel de compromiso tan elevado, que quieren seguir formándose en el ámbito sociosanitario e incluso sanitario”. 

La formación continua en este sector es determinante para conseguir una atención de calidad a esta población vulnerable. Las cuestiones principales son el modelo de atención integral y centrada en la persona, las movilizaciones, e incluso la nutrición. “En Clece empezamos a impartir formaciones sobre nutrición ya que, en muchos casos, nuestras auxiliares preparan la comida de nuestros usuarios, y es fundamental que esas comidas tengan todos los nutrientes y se adapten a las diferentes patologías que puedan tener”, sostiene la gerente del SAD de Clece.

Tendencias del futuro en el SAD

Clece ha implantado nuevas mejoras a su proyecto SAD a nivel tecnológico, y sigue investigando y aplicando nuevos desarrollos que permiten anticiparse a las necesidades de los usuarios y ofrecer soluciones efectivas.

La tendencia y apuesta fundamental de la compañía es conectar todas las prestaciones que actualmente pueden tener los usuarios (Teleasistencia, SAD, centro de día, etc.) para que haya una interrelación que permita, con la información de todas las prestaciones, mejorar cualitativamente la atención del usuario.

“Las nuevas terapias conjugadas con las nuevas tecnologías permitirán a los servicios de proximidad dar un paso más para que las personas en situación de dependencia puedan permanecer en el hogar y retrasar su institucionalización”.