El 3 de diciembre, como cada año, celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad y, también un año más, diferentes colectivos han vuelto a alzar la voz para reclamar los derechos que no se les reconocen en la práctica o que se vulneran a estas personas, a pesar de que representan un 15 % de la población en el mundo y que, a tenor de todas las previsiones, es un grupo que se incrementará en los próximo años. Porque, si bien es cierto que se ha avanzado en este sentido en los últimos años, también lo es que el progresivo envejecimiento de la población presupone que también se producirá un progresivo aumento del número de personas con discapacidad.

 

En 2018, en España, las personas con discapacidad suman 1.840.700, lo que supone un 12 % de la población. Estos datos están extraídos del Informe Olivenza, documento que también refleja que solo un tercio de esas personas está integrado en el mercado laboral. El 3 de diciembre es el Día Mundial de las Personas con Discapacidad, celebración que busca promover los derechos y el bienestar de estas personas en todos los ámbitos de la sociedad y su desarrollo, así como concienciar sobre su situación en todos los aspectos de la vida social, política, cultural e incluso política. Y, con motivo de esta celebración, las instituciones y asociaciones que trabajan con y para las personas con discapacidad vuelven este año a reclamar aquellos derechos que consideran están siendo vulnerados y que no les permiten, en muchos aspectos, desarrollarse como ciudadanos de pleno derecho.

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica, COCEMFE, insta a establecer alianzas sólidas entre el movimiento asociativo de la discapacidad con instituciones, con organizaciones y con la ciudadanía en general para avanzar. El presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, ha explicado que estas alianzas son esenciales para ayudar a cumplir el “objetivo 17 del Objetivo de Desarrollo Sostenible, que defiende que un programa exitoso de desarrollo sostenible necesita de esas alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil”.  Queiruga está convencido de que solo si esas alianzas son sólidas e inclusivas “ponderemos a las personas en el centro”. En la misma línea se ha manifestado el presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, CERMI, Luis Cayo Pérez, y el director general de Fundación ONCE, José Luis Martínez, quienes como embajadores de la campaña Planeta 10 para el ODS 17, subrayan la importancia de establecer alianzas para que las personas con discapacidad avancen en igualdad de oportunidades y reconocimiento de sus derechos.

La campaña Planeta 10, con su lema: “Por un mundo sostenible e inclusivo”, es una iniciativa de COCEMFE y su movimiento asociativo que tiene como objetivo promover la incorporación de las necesidades de las personas con discapacidad física y orgánica en el cumplimiento de los 17 ODS de la Agenda 2030 de la ONU, así como poner en valor el trabajo de la Confederación y sus entidades.

 

«Existe una importante brecha entre el nivel educativo de las personas con y sin discapacidad: el porcentaje de analfabetismo de las personas con discapacidad es del 5,07 % frente al 0,44 % del resto»

 

La salud como motor de desarrollo

Garantizar el derecho a la salud de las personas con discapacidad a través de políticas públicas que apuesten por la prevención, la coordinación sociosanitaria y los tratamientos personalizados es esencial para Queiruga, porque como ha asegurado, solo así se contribuye al cumplimento del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3, aquel que pide “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todas las personas de todas las edades”. Para conseguirlo es necesario “eliminar todos los obstáculos que impiden el acceso a los servicios de atención sanitaria, incrementar la cobertura y apoyos sociosanitarios disponibles, capacitar al personal sanitario, empoderar a las personas sobre su propia salud y mejorar la investigación y la recopilación de datos”.

Al igual que para cualquier ciudadano, el derecho a la salud para las personas con discapacidad es esencial para su bienestar y para asegurar su calidad de vida. Así lo afirma el director de Coordinación Sociosanitaria de la Comunidad de Madrid, Carlos Mur, que es embajador de la campaña Planeta 10, para quien la salud de una persona va más allá del diagnóstico o del tratamiento que se paute para una enfermedad determinada. “Es justamente todo el bienestar, todos los factores psicosociales en el ámbito familiar, en el ámbito social, que envuelven una enfermedad”, ha asegurado. Mur defiende la coordinación sociosanitaria para conseguir una “visión holística de una persona, detrás de la que se esconde aquel espacio sociosanitario que entre todos hemos de crear”.

La salud, y el derecho a ella, también ha centrado la décima edición de Diputados por un Día que ha celebrado Plena Inclusión Madrid en noviembre en la Asamblea madrileña. Los participantes abordaron asuntos de gran importancia para el colectivo, como la educación, el empleo, la accesibilidad y la salud. En este punto priorizaron la necesidad de eliminar cuanto antes las listas de espera de atención temprana y de facilitar su acceso universal a todos los menores que necesiten de este tratamiento. También reclamaron incluir la prestación de asistencia personal para las personas con discapacidad intelectual en la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, así como la creación de servicios y oficinas de vida independiente que tengan entre su población beneficiaria no sólo a las personas con discapacidad física, sino también a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.