Extremadura enfrenta el envejecimiento de la población

El envejecimiento de la población obliga a los gobiernos a tomar medidas para hacer frente a sus consecuencias a todo los niveles, económicos, sanitarios, sociales, etc. Unas medidas que deben refl ejar las necesidades concretas de cada territorio, como ocurre con la Estrategia de intervención ante el Reto Demográfi co puesta en marcha por la Junta de Extremadura. Un documento que nace del diálogo y de la implicación de las diferentes administraciones y agentes sociales y que quiere, a través de 341 medidas diferentes, frenar las consecuencias de la despoblación y el envejecimiento en la región.

 

 

Extremadura mira de frente a los retos que plantea el envejecimiento de la población, elaborando una Estrategia de Intervención ante el Reto Demográfico. La Junta está abordando el reto demográfico y territorial en clave de acción política y administrativa como una prioridad, desde una visión de gobernanza multinivel que implica al conjunto de administraciones y agentes sociales, teniendo muy presente las características, así como condiciones específicas de la región, con especial atención a su condición periférica y fronteriza.

La Estrategia servirá de guía para paliar los efectos de la despoblación de muchos
municipios, cuyo borrador, como nos aseguran desde la Secretaría General de Población y Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, ya se está ultimando. El objetivo final no es otro que poner en marcha iniciativas eficientes, que tengan carácter transversal y que cuenten con la colaboración interinstitucional. Es precisamente esta Secretaría la responsable de coordinar todos los trabajos necesarios para diseñar una estrategia eficaz, una estrategia que ayude a frenar o paliar en todo lo posible las consecuencias de la despoblación, así como sus consecuencias sociales, ambientales y económicas.

Este documento ayudará a implementar medidas en todas las áreas de políticas públicas, con continuidad de futuro, que ayuden a fijar población al territorio, a facilitar el relevo generacional en el mundo agro-ganadero e industrial, a que jóvenes, empresas y negocios cuenten con servicios y facilidades para emprender en los pueblos y zonas rurales de la región.

La consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, presentó, el 31 de marzo en la localidad pacense de Segura de León, el borrador de la Estrategia a representantes municipales y provinciales de ambas provincias extremeñas. Un documento en el que se continúa trabajando con las diputaciones provinciales de Badajoz y Cáceres, la Federación de Municipios y Provincias de
Extremadura (FEMPEX) y la Red Extremeña de Desarrollo Rural (REDEX). De este modo, la Junta continúa validando el documento de forma participativa y consensuada con el resto de administraciones territoriales, antes de proceder a la concertación con agentes sociales y económicos. La pretensión es alcanzar una estrategia transversal que englobe el conjunto de medidas públicas más idóneas, a corto, medio y largo plazo, para afrontar en común el reto demográfico en la región, tratando de fijar y atraer población al mundo rural.

 

Borrador con 341 medidas

De inicio, el borrador de esta Estrategia propone 341 medidas sobre las que se continúa trabajando, por áreas, queriendo localizar aquellas iniciativas que sean más prácticas y que resulten factibles desde el punto de vista económico, destinando así la financiación adecuada a los propósitos que se persiguen con las mismas. La interlocución y reuniones de trabajo con el resto de administraciones en la Comunidad es constante, con el fin de establecer unaestrategia compartida frente a la despoblación, donde se coordinen y optimicen recursos, y se estrechen aún más los vínculos de acción entre administraciones y sociedad civil.

El diseño del borrador ha contado con un proceso de consulta, donde se han recibido aportaciones ciudadanas, algunas de las cuales se han plasmado en el documento. Tras el ajuste que se está realizando al conjunto de medidas que conformarán el borrador definitivo de la estrategia, se procederá a consensuar el texto con el resto de administraciones territoriales, agentes sociales y económicos de Extremadura. El
objetivo es lograr una estrategia transversal que englobe el conjunto de medidas públicas más idóneas, para afrontar en común el reto demográfico en la región, evitando el descenso de la población en los municipios y atrayendo nuevos residentes al entorno
rural.

Además, la Junta de Extremadura también está ultimando el borrador del anteproyecto de Ley de Medidas Frente al Reto Demográfico y Territorial en Extremadura. Una normativa que quiere mejorar la situación demográfica y territorial de la región, adoptando medidas que promuevan el desarrollo social, económico y ambiental. Y, una normativa que incorporará aportaciones ciudadanas basadas en medidas para la creación de empleo, así como el sistema de vivienda en cohousing o compartida, con servicios comunes orientada sobre todo a personas mayores y atención sociosanitaria de colectivos dependientes.

También se tratará de potenciar oficios e industrias sostenibles, se incluirán medidas de recuperación de edificios públicos para vivienda, se fomentará la arquitectura tradicional, así como las actividades artesanales y las energías renovables. Además, se incluirán incentivos fiscales, e iniciativas que pongan en valor y aprovechen la experiencia de las personas mayores.

Las acciones y medidas a implementar se diferenciarán por áreas en el documento final
de intervención frente al reto demográfico. Las áreas sobre las que se actuarán son: sanidad, atención sociosanitaria y mayores; igualdad de oportunidades, familia, vivienda
e inmigración; educación, formación y cultura; infraestructura y equipamiento público;
ordenación y gestión del territorio; economía, empleo y generación de riqueza.

Se contemplan, por tanto, medidas para el mantenimiento de recursos y servicios básicos como la atención sociosanitaria, servicios de urbanismo y movilidad; ayudas para el fomento de la economía social, el emprendimiento y la diversificación de la actividad económica en el medio rural; iniciativas para impulsar la digitalización y las nuevas tecnología, propiciando así optimas opciones para el teletrabajo, atrayendo a trabajadores de otros territorios y evitando la fuga de talento.

En definitiva, “la estrategia extremeña incide en la necesidad de innovar en la gestión
y en el diseño de las políticas públicas que aporten soluciones ante la despoblación, con el objeto de revertir dicho fenómeno”, aseguran fuentes de la Consejería de Agricultura.
Hay que recordar que en 2018 el Gobierno regional ya elaboró un informe de posición
ante el fenómeno de la despoblación. Y, desde ese momento, se han elaborado estudios
e informes de las causas y consecuencias de pérdida de población en territorio extremeño, se ha encargado un estudio a expertos de la Universidad de Extremadura, y en la actualidad se está finalizando y consensuando entre los departamentos el conjunto de medidas que se incluirán en la estrategia. Así lo confirman desde la Consejería.