Cuando   analiza un año solemos hacer balance de los momentos, mejores y menos  positivos, que se almacenan en nuestra  memoria. 

Pero sabemos que 2020 quedará en la mente  de todos como uno de los peores de nuestra  historia, aunque el efecto en la historia personal  de cada uno sea muy diferente. 

En el mes de marzo llegó el tsunami, en forma  de coronavirus, y se paró el mundo. Después  de nueve meses, aún duelen aquellas imágenes  de sanitarios sin protección, de ambulancias  que no daban abasto, de residencias desbordadas, de servicios funerarios insuficientes, de  militares de la Unidad Militar de Emergencias  limpiando centros y acompañando los últimos  momentos de muchos afectados. 

Para Grupo SENDA han sido meses muy in tensos. En febrero habíamos cerrado un número muy especial: 10 AÑOS – 100 NÚMEROS.  Una edición extraordinaria de este periódico,  con el balance de diez años de trayectoria y  las propuestas de futuro, y futuro que se vislumbraba optimista, porque 2020 iba a ser un  buen año, en el que íbamos a celebrar el 20º aniversario del Grupo en la información dirigida a las personas mayores y al sector sociosanitario

Sin duda, la crisis sanitaria que aún estamos  viviendo, con incertidumbre por las nuevas olas  y con la esperanza puesta en la vacunación  masiva, ha evidenciado dos realidades. Por un  lado, la sociedad ha sido consciente del gran  número de personas mayores que viven en  nuestro país, a pesar de la contundencia de las  cifras de envejecimiento. 

Asimismo, los primeros meses de la pandemia pusieron de relieve la incomprensión de la  sociedad, y de los medios de información generalistas, hacia los profesionales que cuidan a  las personas más vulnerables, especialmente  las de más edad. 

Por eso, este año el Consejo Editorial de Grupo SENDA decidió que la undécima edición de  los Premios se convirtiera en un homenaje a los profesionales de atención a la dependencia  de los centros públicos y de los privados. 

Sanitarios (médicos, geriatras, enfermeras),   farmacéuticos, directoras, gerentes y trabajadoras de residencias, auxiliares de servicios  tan importantes como la ayuda a domicilio y la  teleasistencia, que cuidaron y acompañaron  en los hogares, y suplieron en muchas ocasiones a los servicios sanitarios desbordados en  aquellos momentos.  

Y, sin duda, quiero transmitir mi reconocimiento también al mundo empresarial, a  tantos empresarios que cada día estuvieron  organizando sus equipos, buscando relevos,  aislándose de sus familias para preservarlas  de contagios. A las patronales Aeste, Ceaps, Fed y Lares, que han trabajado intensamente para buscar las mejoras necesarias para atender a sus residentes y trabajadores. Es difícil centrar en pocas entidades el homenaje de los Premios SENDA, pero no podía  faltar la Unidad Militar de Emergencias, que  apoyó a los centros en los peores momentos  de la crisis sanitaria. Y también ha sido fundamental el papel de tantos voluntarios, que  hemos querido reconocer en Cruz Roja Española. 

2021 será un año de esfuerzo, de trabajo, y también un año lleno de ilusión. En febrero iniciaremos las ediciones autonómicas de este  periódico, acercando la información sectorial  a las distintas comunidades autónomas. 

Y continuaremos con los encuentros, virtuales de manera periódica, y presenciales cuando sea posible. 

Seguiremos siendo la voz del sector, al que  conocemos y respetamos, porque sabemos  que juntos somos más fuertes. 

Gracias a todos nuestros lectores, por seguirnos  fielmente; a nuestros colaboradores,  que nos aportan su experiencia y sabiduría, y  a los patrocinadores y anunciantes, que confían en Grupo SENDA para transmitir su mejor  mensaje. 

Nuestros mejores deseos para todos.