Con esta afirmación, el Director General de Planificación, Formación y Calidad Sanitaria y  Sociosanitaria de la Junta de Extremadura, Vicente Caballero, se muestra satisfecho de la respuesta de los extremeños en la campaña de vacunación que se está desarrollando en la región. Caballero reconoce que esta crisis sanitaria ha cambiado muchas cosas y ha enseñado que “podemos hacer las cosas de forma diferente siendo más eficaces”. En esta conversación con el Director General repasamos, además, las líneas estratégicas del Sistema Extremeño de Salud y los pasos a dar a corto plazo.

 

Inevitablemente hay que empezar hablando de esta crisis sanitaria en la que llevamos inmersos más de un año. ¿Cómo ha afectado a la atención sanitaria de los extremeños? ¿Cómo ha incidido en el desarrollo normal de esa atención?

Ciertamente, el año viene marcado por la pandemia por COVID-19, que ha provocado un grave quebranto en el Sistema Público de Salud de Extremadura, haciendo un sobreesfuerzo para nuestros sanitarios de todas las especialidades, que han estado al frente de la contención y que nunca agradeceremos en la medida de sus méritos, la dedicación mostrada. A nivel de la población extremeña, se han visto mermados los procesos asistenciales, porque los recursos se derivaron a afrontar la pandemia, con lo que afortunadamente, las listas de espera tanto en atención hospitalaria, pruebas complementarias y cirugías, no se han visto excesivamente demoradas; habida cuenta que la Atención Primaria y los Servicios de Urgencia Hospitalaria han ofertado una asistencia sin demoras.

A partir de ahora, queda un largo camino para recuperar el tiempo perdido, pero mirando de “reojo” a la pandemia, porque nos ha enseñado que existen otras formas, otras herramientas, igual de validas, que deben quedarse entre nosotros. Esperemos que tras esta crisis sanitaria, no vengan de la mano la crisis social y económica; por ello debemos trabajar unidos, para evitar estas amenazas.

 

¿Cómo está desarrollándose la campaña de vacunación en la región? ¿Cómo están respondiendo los extremeños?

En relación a la campaña de vacunación frente al COVID-19 en la Comunidad Autónoma de Extremadura, me congratulo porque tras las últimas manifestacio-nes del Consejero de Sanidad y Servicios Sociales, el Dr. Vergeles, informa que el 22,67% de la población vacunable en Extremadura, lo está y el 10% de la población cuenta con su pauta de vacunación completa. Esta semana (última de abril) y las posteriores del mes de mayo, están llegando y llegarán, de forma ininterrumpida vacunas aprobada por la Agenda Europea del Medicamento, para ser administradas en la región. Para darle continuidad a las entregas, se han creado en las grandes ciudades, centros de vacunación masiva y a nivel rural, son los Centros de Salud y los Consultorios Médicos, los responsables de dicha vacunación.

La proporción de extremeños que rechaza la vacunación o las vacunas no RNAm es excepcional, la población extremeña está demostrando un algo grado de madurez en este sentido y entiende que es unas responsabilidad personal y comunitaria; al ser una herramienta de Salud Pública, indispensable, para poder atajar esta lacra.

 

¿Cuáles son las líneas estratégicas del Plan de Salud de Extremadura para este año?

Este Plan de Salud de Extremadura 2021-2028, será tras su aprobación en Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, es resultado de un alto grado de consenso, de diálogo y trabajo interdisciplinar, y de un alto grado de participación tanto de los 475 profesionales, que pertenecientes a diferentes ámbitos de la Administración, local, autonómica y central, han venido participando en los 30 documentos de trabajo, correspondientes a las áreas de intervención prioritarias con las que contará el Plan. Así mismo, el Plan contará, cuando sea abierto el periodo de debate público y recogida de sugerencias y aportaciones, con las aportaciones que sean presentadas por la sociedad en general y/o sus representantes.

Es el Plan estrella, por ser el “Plan de Planes”, la hoja de ruta y el sexto Plan de Salud para Extremadura, desde que en el año 1997 entrase el primero en vigor. Estando su metodología de elaboración regida en el Decreto 66/2020 que establece las normas para la elaboración, el seguimiento y la evaluación del Plan de Salud de Extremadura 2021-2028 y sus órganos de participación, determinándose así mismo los órganos administrativos de su control y seguimiento, según se establece en el Título II de la Ley 10/2001, de 28 de junio, de Salud de Extremadura. Su elaboración está estructurada en una fase de análisis de la situación de salud, de servicios y de recursos sanitarios empleados; una fase de priorización y establecimiento de las áreas de intervención, teniendo en cuenta su magnitud, impacto social y vulnerabilidad del problema o condicionante de salud, y una fase de determinación de objetivos, definición de líneas de actuación y programas a desarrollar.

En estos momentos, está finalizando el trabajo de redacción y consenso de los 30 documentos correspondientes a las 30 áreas de intervención prioritarias para su abordaje, y como novedad cabe mencionar la inclusión en este Plan de salud, de una nueva área de intervención sobre la salud sexual y reproductiva. Los 3 ejes estratégicos donde se recogen las áreas de intervención prioritarias versarán sobre: sobre la protección y la mejora del estado de salud, y la prevención de enfermedades; la protección y atención a los problemas de salud prevalentes y emergentes de Extremadura; y sobre la mejora del sistema sanitario público de la comunidad.

¿Cuáles son los mecanismos de evaluación del Plan vigente (2013-2020)?

Los mecanismos diseñados para la evaluación, vienen especificados en el Plan de Salud 2013-2020. Para cada objetivo se han establecido diferentes líneas de actuación, identificándose igualmente los organismos y/o unidades administrativas responsables, así como los criterios de evaluación, que deberán aplicarse en las posteriores fases de seguimiento y evaluación del Plan; todo ello, con el fin de mantenerlo monitorizado a lo largo de su periodo de vigencia, para dar respuesta a posibles cambios, necesidades y /o situaciones, que requieran la implantación de nuevas propuestas y/o medidas correctoras, que pudieran ser necesarias.

A finales de cada año, se realiza un dosier sobre los datos evolutivos de las diferentes anualidades de la vigencia de dicho plan, con la información recabada por la Oficina del Plan de Salud, dependiente de la Dirección General de Planificación, Formación y Calidad. Estamos en este momento, simultaneando los trabajos de confección del nuevo Plan de Salud 2021-2028 y la obtención de los datos para esta anualidad, procedente de las Unidades de Gestión, Áreas de Salud del Servicio Extremeño de Salud, etc.

 

¿Cómo contribuye la tecnología, cuál es su papel, para hacer más sostenible y eficaz el sistema de salud en la región?

Si algo nos ha enseñado esta pandemia, es que podemos hacer las cosas de forma diferente, siendo más efectivos y eficaces. Romper la inercia de nuestros profesionales asistenciales en el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación, es una misión educativa constante y permanente, siempre bajo el convencimiento que nunca se ha de perder la relación médico- paciente. Todos los pilotajes puestos en marcha en el Servicio Extremeño de Salud, por la urgencia pandémica, se pusieron en marcha de forma inmediata y a toda la población extremeña, como la receta electrónica sin precisar el documento físico, la videoconsulta, etc.

Está demostrado que la tecnología contribuye al sostenimiento del sistema de salud, pero debe basarse en tecnologías certificadas y siempre bajo indicadores de calidad, añadiendo módulos objetivos a la arquitectura que soporta el Sistema Jara. No todo lo tecnológico es bueno, de entrada. También en la e-salud, toma un papel preponderante el e-paciente, pues no en vano es el destino definitivo de los profesionales y del sistema sanitario, siendo por ello necesario su familiaridad con las tecnologías de la información, su formación y educación en materia sanitaria que ha de pasar por estos nuevos canales. La transformación digital no es cosa solo del Sistema, sino también de las personas que forman la comunidad sanitaria.

 

Extremadura ha aprobado recientemente el decreto que regula el procedimiento de acreditación de las enfermeras para la dispensación de medicamentos. ¿Qué supone esta medida? ¿Cómo afecta a la profesión sanitaria?

La Comunidad Autónoma de Extremadura regula el procedimiento que posibilite a las enfermeras y enfermeros la obtención de la acreditación que les permita la indicación, uso y autorización de la dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano, en el ámbito de los cuidados generales y de los cuidados especializados; dando respuesta, de esta forma, a las necesidades en salud de la población y aportando eficacia y seguridad al conjunto de las actuaciones. Las enfermeras y enfermeros podrán, por un lado, indicar, usar y autorizar de dispensar productos sanitarios y medicamentos sin receta médica y por otro, las actuaciones de indicación, uso y autorización de dispensación por las enfermeras y enfermeros respecto de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica con un marcado carácter colaborativo y con la finalidad de tratar de garantizar la continuidad asistencial y la seguridad de cualquier paciente. Para ello se están desarrollando protocolos y guías de práctica clínica y asistencial a nivel ministerial, donde figuran los supuestos específicos en los que se precisa la validación médica previa a la indicación enfermera, junto con las actuaciones que, en el ámbito de sus respectivas competencias, el personal médico y enfermero habrá de llevar a cabo colaborativamente en el seguimiento del proceso del paciente.

El objetivo de estas guías es definir los medicamentos, sujetos a prescripción médica, que las/los enfermeras/os pueden indicar, usar y autorizar su dispensación en determinadas situaciones y de forma protocolizada, y suponen una optimización de las competencias profesionales de las/los enfermeras/os y el desarrollo de actuaciones de valor consistentes en:

• Educar a la persona y/o al cuidador en el manejo del tratamiento farmacológico y en el de los cuidados asociados.

• Establecer estrategias para mejorar la adherencia.

• Detectar e informar de efectos adversos relacionados con el tratamiento farmacológico.

• Realizar un seguimiento con el objetivo de prevenir la aparición de complicaciones asociadas al tratamiento y a la propia patología.

• Reducir la variabilidad en la práctica clínica, adecuando y actualizando estas guías y los protocolos que se deriven de ellas a las últimas evidencias disponibles.

• Maximizar la eficiencia y efectividad de la atención sanitaria y los tratamientos que se derivan de la misma.

 

«La pandemia nos ha enseñado que podemos hacer las cosas de forma diferente, siendo más efectivos y eficaces”

 

Y, a los ciudadanos, ¿cómo les afecta, cómo redunda en una mejor atención sanitaria hacia ellos?

La Subdirección de Humanización y Cuidados, del Servicio Extremeño de Salud, ha pilotado, junto con la DG de Planificación, Formación y Calidad, la orden que regula esta demanda por parte de nuestras enfermeras, que tras larga demanda, ha visto la luz en nuestra Comunidad Autónoma. Son las enfermeras, los responsables de los cuidados de los usuarios del Sistema Público de Salud de Extremadura y esto posibilita una herramienta más para su trabajo, la prescripción, uso e indicación; sin el beneplácito previo de los facultativos.

 

Recientemente el servicio de Traumatología del Hospital Universatio de Badajoz ha recibido el premio de la Sociedad Española de Cirugía Vertebral y Medular (Neuroraquis) al mejor trabajo científico sobre columna cerebral. ¿Es síntoma del buen hacer de los profesionales de la salud y del nivel de investigación en la Comunidad Autónoma?

Ciertamente, el mejor bagaje del que disponemos en nuestro Servicio Extremeño de Salud, son nuestros profesionales, inmejorables y siempre con inquietudes científicas y ávidos de formación profesional continua. Ni la pandemia anula estas inquietudes. Siempre he dicho que aquel que quiere promoción personal y profesional, tiene su hueco en el Sistema de Salud Autonómico, personalmente he pasado por varias Sociedades Científicas y la consejería me aporta la posibilidad de ver plasmado el modelo de asistencia que sueño en mi región. Es la Escuela de Ciencias de la Salud, el organismo encargado de la Formación Continuada de nuestros profesionales sanitarios, aportando rigor, acreditación y calidad en sus cursos de formación. También resaltar que para nuestros profesionales quirúrgicos, tenemos conveniado actividades con el Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón, por un importe de 90.000 €. Prueba de ello, son los cursos diseñados a finales de mayo, para la donación en asistolia y de esta manera mantener nuestras buenas cifras en trasplante de órganos, utilizando esta técnica, en la cual se formarán hepatólogos, urólogos, intensivistas, anestesistas y vasculares.

 

 

Prioridades en materia sanitaria y sociosanitaria

A corto y medio plazo, la DG de Planificación, Formación y Calidad, debe seguir con sus cometidos establecidos por el Decreto de Estructura de la Junta de Extremadura, pero potenciando aquellos aspectos que en mi opinión, son relevantes:

1. Actualización y modificación sin prisa pero sin pausa, de aquella normativa legal, para actualizarla a los cambios presentes y venideros, presentes como la digitalización de nuestros registros y en un futuro inmediato, la interactuación del usuario con la administración de la Junta de Extremadura, con certificado digital y totalmente telemática.

2. Potenciar la formación on line, derivada de las restricciones de la formación presencial.

3. El Instituto Universitario de Investigación Biosanitaria, posibilitará unir los esfuerzos de los científicos tanto, de la Universidad de Extremadura como del Sistema Público de Salud, en la obtención de fondos para la investigación biosanitaria y siempre de la mano de Fundesalud.

4. Aumentar las capacidades de los Servicios de la Dirección, intentando conseguir el mayor número de recursos humanos, su capacitación profesional, sin perder la empatía y la relación de familiaridad que nos une, como quedó patente, en la última encuesta de clima laboral.

5. Colaboración estrecha, tanto con el Servicio Extremeño de Salud, con las diferentes consejerías que conforman la Junta de Extremadura, principalmente con la Consejería de Educación y Formación Profesional, que nos unen importantes lazos en materia de formación sanitaria a docentes y alumnado.

6. Afianzar el sistema de Formación Sanitaria Especializada en nuestra región, aumentado de forma paulatina el número de residentes que se forman, sin olvidar del papel fundamental del tutor, para que la labor docente, totalmente altruista, sea recompensada con el reconocimiento que se merecen.

.