Hace menos de dos meses que Bárbara García Torijano asumió la cartera de Bienestar Social de Castilla-La Mancha, “con ilusión  responsabilidad y la firme convicción de que el cuidado y la protección de las personas más vulnerables es un compromiso”, reconoce.  

Llega en un momento incipiente, de cambios en el sistema, de trabajar para dar respuestas a las necesidades sociales que ha visibilizado la pandemia. Es momento de retos en la gestión, de destinar e invertir en los cuidados y de apostar por el sector de atención a la dependencia. Por eso asegura: «Vamos a seguir construyendo una mejor atención centrada en la persona, en colaboración con las entidades y los profesionales”

En esta línea, el gobierno regional ha aprobado la convocatoria extraordinaria de subvenciones que va a permitir promover cambios estructurales para la prestación de los servicios residenciales, adaptar los recursos a las nuevas necesidades y desarrollar iniciativas dirigidas a la incorporación de las nuevas tecnologías a los cuidados, como es el caso de Plan regional de Telecuidado avanzado.

Asimismo, se están sentado las bases para una próxima “Estrategia regional de cuidados en el entorno, que ordene y organice los innumerables recursos y servicios de los que disponemos el conjunto de las Administraciones Públicas, con el objetivo de mejorar la atención, pero también combatir la despoblación y generar riqueza y empleo”, sostiene García Torijano en esta entrevista.

¿Qué supone para usted asumir la cartera de Bienestar Social en un momento como el que estamos viviendo, donde la protección de las personas más desfavorecidas necesita de un esfuerzo y gestión extra por parte de la Administración?

Asumo la cartera de Bienestar Social con ilusión, responsabilidad y la firme convicción de que el cuidado y la protección de las personas más vulnerables es un compromiso que he adquirido para cumplir el programa pensado en las personas del Gobierno del presidente Emiliano García-Page. Desde el Gobierno regional y desde la Consejería de Bienestar Social tenemos un compromiso con la defensa del estado de Bienestar, la recuperación social y la recuperación económica.

El Gobierno de Castilla-La Mancha va a seguir construyendo un programa de Bienestar Social pensando en las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas de esta tierra, que sitúa a las personas en el epicentro de la acción política, que presta atención a los mayores, a las personas con discapacidad o en situación de dependencia, a la infancia y las familias y a las personas en situación de vulnerabilidad social y económica. Un modelo de atención que de forma transversal que pone en sintonía el desarrollo social y económico, el desarrollo territorial y la lucha contra la despoblación y el cumplimiento de la agenda 2030.

¿Qué prioridades se ha marcado de cara a la atención de las personas mayores y con dependencia?

La atención de las personas mayores o en situación de dependencia, como he mencionado antes, es uno de los pilares fundamentales del Sistema Público de Servicios Sociales y Atención a la Dependencia del Gobierno de Castilla-La Mancha, por este motivo vamos a seguir construyendo una mejor atención centrada en las necesidades de las personas, en colaboración con las entidades y los profesionales.

Precisamente la convocatoria extraordinaria de subvenciones puesta en marcha por el Ejecutivo autonómico y dotada con 37 millones de euros, nos va a permitir en el futuro más inmediato promover cambios estructurales para la prestación de los servicios residenciales y el apoyo y fortalecimiento del Tercer Sector, mejorando la calidad en la atención de las personas, y adaptar los recursos a las nuevas necesidades, así como el desarrollo de importantes iniciativas dirigidas a la incorporación de las nuevas tecnologías a los cuidados, es el caso de Plan regional de Telecuidado avanzado.

Esta convocatoria que ya estamos resolviendo para que en las próximas semanas las entidades del Tercer Sector Social y los centros residenciales puedan contar con las subvenciones, ha recibido en torno a mil solicitudes, tiene el objetivo de mejorar la atención y la calidad de vida de las personas que atendemos.

Además, ya estamos poniendo las bases para una próxima Estrategia regional de cuidados en el entorno, que ordene y organice los innumerables recursos y servicios de los que disponemos el conjunto de las Administraciones Públicas, con el objetivo de mejorar la atención, pero también combatir la despoblación y generar riqueza y empleo, en consonancia con la Ley de Despoblación aprobada recientemente por las Cortes regionales a iniciativa del Gobierno del presidente Emiliano García-Page.

¿Qué iniciativas se están poniendo en marcha para mejorar el sistema de dependencia en Castilla-La Mancha?

Castilla-La Mancha mantiene, junto con Andalucía, la 2ª posición en el Observatorio de la Dependencia, con un notable. Atendemos a cerca de 60.000 personas con más de 74.000 prestaciones.

En este sentido, mediante el Plan del Choque para el impulso del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia puesto en marcha por el Gobierno de España en colaboración con las comunidades autónomas (2021-2023), tenemos el objetivo común de reducir las listas de espera, mejorar de las prestaciones como la universalidad de la teleasistencia, o la agilización de los procedimiento y reducción de los tiempos de atención.

Precisamente, el Gobierno del presidente Emiliano García-Page ha trabaja en la mejora del Sistema de Atención a la Dependencia con medidas como la Teleasistencia gratuita a los mayores de 70 años como derecho subjetivo y automático al solicitarlo.

Por otro lado, el Gobierno regional trabaja en el Decreto de condiciones básicas de los centros de servicios sociales de atención especializada, destinados a las personas mayores de la región. Se trata, de que la norma permita que el sistema de atención social llegue hasta los últimos lugares donde haya un recurso, singularmente en zonas prioritarias en las que se pretende frenar el despoblamiento.

¿Cómo abordarán la modernización y consolidación del Sistema de Servicios y Atención a la Dependencia?

El Plan de recuperación económica de la Unión Europea que va a suponer una inversión a lo largo de los tres años de vigencia del mismo superior a los 125 millones de euros, nos va a permitir mejorar las infraestructuras y equipamientos en la red de residencias, tanto con corporaciones locales como en centros de titularidad de la Junta de Comunidades, desarrollar el telecuidado proactivo en la región, la transformación digital del sistema de Servicios Sociales y Atención a la Dependencia en Castilla-La Mancha, también desarrollaremos acciones piloto en competencias digitales y el refuerzo de la atención domiciliaria y el apoyo a los jóvenes extutelados, así como la modernización de las infraestructuras de atención residencial a menores y del modelo de acogimiento residencial o familiar.

¿En qué consiste el modelo de Bienestar Social Avanzado en el que está trabajando su departamento?

Desde el Gobierno del presidente Emiliano García-Page estamos trabajando en el impulso de un Modelo de Bienestar Social Avanzado que adapte, modernice, digitalice, evolucione y haga sostenible el Sistema.

Uno de los pilares de este modelo es el desarrollo de la Economía de los Cuidados, que incluye los cuidados de larga duración a personas mayores y dependientes, el refuerzo del Sistema Nacional de Dependencia y el desarrollo de los Servicios de Proximidad.

Nuestro objetivo es que este Modelo absorba los fondos provenientes de Europa para la reconstrucción social y económica de Castilla-La Mancha, y poder realizar inversiones para la modernización de las infraestructuras sociales y actualizar las estructuras normativas, al igual que impulsar una Estrategia de Servicios de Proximidad.