“En Vitalia Home consideramos los centros residenciales como servicios de proximidad”
Chema Cosculluela. CEO de Vitalia Home

“En Vitalia Home consideramos los centros residenciales como servicios de proximidad”

Chema Cosculluela

CEO de Vitalia Home

Vitalia Home nació como una empresa familiar y, en poco más de 10 años, ha pasado a contar entre sus socios con grandes fondos de inversión y se ha convertido en uno de los operadores con más residencias y plazas del panorama nacional: 62 centros con 8.678 plazas residenciales y 1.249 de estancias diurnas. No obstante, el CEO Chema Cosculluela afirma con orgullo que Vitalia Home sigue funcionando como una empresa familiar, en la que el contacto con los centros es directo y continuo. No obstante, reconoce que los nuevos socios han aportado “solvencia económica” a su plan de expansión. La búsqueda de la excelencia les ha llevado a diseñar Casas para vivir con jardín, un nuevo modelo de atención integral prestado en entornos hogareños que favorecen la convivencia. Como elemento diferenciador, Cosculluela destaca la consideración de las residencias como servicios de proximidad: “Solo construimos nuestros centros en lugares que favorezcan el mantenimiento de los vínculos familiares y relacionales y que permita el disfrute del aire libre en patios, jardines o terrazas”. Vitalia Home también apuesta por la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas y, en estos momentos, están inmersos en un proceso de digitalización de los centros.

¿Qué ha supuesto para los trabajadores y, sobre todo, para las personas usuarias y sus familias el crecimiento y expansión que la compañía ha experimentado?

Efectivamente, Vitalia Home nació como empresa familiar y seguimos funcionando, a todos los efectos, como una empresa familiar. Es algo que imprime carácter. Sigo siendo responsable último de todas las decisiones en la empresa y mantengo un contacto directo con todos nuestros centros. No sabría entender mi presencia como CEO de la empresa de otra manera.

Igualmente, el equipo directivo que apoya mi gestión está en contacto directo y continuo con los centros. No nos gusta el despacho, preferimos ese contacto con los centros, que son nuestra razón de ser. A pesar de nuestro crecimiento, carecemos de grandes estructuras, solo las necesarias para facilitar a los centros la gestión administrativa para que puedan dedicar todo su esfuerzo a atender a las personas usuarias y a sus familiares.

Nada de esto ha variado con la incorporación de nuevos socios, que han aportado solvencia económica a nuestro plan de expansión. Sin ellos no hubiéramos podido acometer la construcción de nuevos centros, que requiere importantes inversiones; ni la reforma de los centros existentes para adaptarlos al nuevo modelo de atención; ni para toda la innovación tecnológica que estamos implantando.

Si en algo notamos la presencia de nuestros socios en la actividad cotidiana de la empresa, es en su exigencia de calidad, lo que añade un plus a nuestra propia exigencia. No nos sentimos en absoluto incómodos, sino muy motivados.

Vitalia Home atiende a personas mayores, personas con discapacidad, enfermedad mental… ¿Qué aporta a la compañía esta diversificación?

Enriquece nuestra experiencia y mejora nuestra capacidad a nivel humano y profesional. Especialmente allí donde coincide un centro de mayores y una RGA de grandes afectados físicos o psíquicos, como es el caso de Alcosa, en Sevilla; Teatinos, en Málaga; Pulpí, en Almería o Favara, en Valencia.

Además, apostamos por flexibilizar los criterios para alojar a personas en centros de mayores. Nos orientamos más por la necesidad de cuidados de personas en situación de dependencia que por la edad.

El modelo de atención residencial está en plena transformación. Concretamente, Vitalia Home ha implantado el modelo Casas para vivir con jardín. ¿Por qué han apostado por ese cambio de modelo asistencial?

La sociedad está cambiando y las nuevas generaciones de personas mayores son mucho más exigentes. Ya no se conforman con estar cuidados, sino que exigen mantener su capacidad de decisión todo lo posible, quieren que se respete su intimidad, quieren lugares agradables para vivir y, sobre todo, son muy exigentes con el respeto a sus derechos y a su dignidad.

Los modelos anteriores, de tinte hotelero u hospitalario, no responden a estas exigencias. Era y es evidente la necesidad de buscar nuevos modelos, y eso es lo que venimos haciendo en Vitalia Home desde hace años: perfilar un nuevo modelo que favorezca la atención integral centrada en la persona, en entornos de ambiente hogareño, favorecedores de la convivencia, no institucionalizadores… Centros en los que la persona residente pueda sentirse, en todo lo posible, como en su casa.

¿Cuáles son sus características diferenciadoras?

Muchos de los elementos que configuran nuestro modelo Casas para vivir con jardín no son originales, ya que se están implantando en otros centros, tanto públicos como privados. Lo diferencial radica en integrar todos ellos, ya que es así como encuentran todo su potencial las unidades de convivencia, el profesional de referencia o tutor personal, los Planes Integrales de Atención y Vida, los programas de eliminación de sujeciones, etc.

Por supuesto, nuestro modelo tiene elementos específicos. Para empezar, consideramos los centros residenciales como servicios de proximidad. Por ello, solo construimos nuestros centros en lugares donde las personas residentes puedan seguir disfrutando de la vida vecinal, de sus calles, de sus comercios, de sus bares… Lugares que favorezcan el mantenimiento de sus vínculos familiares y relacionales. Que sigan siendo habitantes de pleno derecho de una localidad o de un barrio, evitando el desarraigo.

Otro elemento específico de nuestro modelo es que llamamos Casas a las unidades de convivencia, porque el concepto Casa en nuestra tierra, en Aragón, que es donde nace y donde radica la sede central de Vitalia Home, es mucho más que el de hogar, y representa la pertenencia de una persona a un grupo familiar: “es fulano, de Casa…”. Eso queremos que sean nuestras Casas, lugares para vivir, convivir y con referencias en el entorno.

También destaca nuestra apuesta por que todos nuestros residentes puedan disfrutar de manera cotidiana del derecho al aire libre. Es algo fundamental para la salud y, sobre todo, para el estado emocional de las personas en nuestra sociedad. Para eso, todas nuestras Casas tienen acceso directo y sin barreras a patios, jardines o terrazas.

Favorecer la vida familiar en el centro es otro elemento de nuestro modelo, que se concreta en equipamientos específicos como comedores familiares, porque no es lo mismo “ir de visita” que “ir a comer” a casa del residente. Comer con la familia refuerza la idea de Casa, favorece los vínculos, permite a la persona mayor participar en celebraciones familiares, etc. Es más, hemos incorporado en muchos de nuestros centros apartamentos para que los familiares puedan quedarse en ellos en situaciones especiales.

Realizar esas innovaciones y transformaciones, como la implantación de unidades de convivencia, en centros de nueva construcción resulta sencillo. Pero… ¿cómo han logrado hacer este cambio de modelo en centros que ya estaban en funcionamiento?

En primer lugar, hemos adaptado los centros reconvirtiendo espacios masificados, como comedores y salas de estar, en unidades de convivencia con acceso directo a patios, terrazas o jardines. No ha sido fácil porque las obras, además de caras, suponen inevitables molestias. Ha sido muy importante explicar bien a residentes, familiares y trabajadores lo que queremos lograr con esos cambios: el nuevo modelo. Más importante aún que los cambios físicos de los centros, ha sido el cambio de cultura.

Un ejemplo es nuestro programa Zero sujeciones. No ha sido fácil que los trabajadores, los familiares… entendieran que se puede garantizar la seguridad de los residentes sin contenciones físicas o químicas. Pero los resultados ahí están: hemos reducido tres cuartas partes el porcentaje de residentes con sujeción en los últimos cuatro años, sin incrementar las caídas.

En este proceso, ¿qué papel juegan los profesionales?

Su papel es esencial. Aquí no hay teletrabajo ni tecnologías que sustituyan el contacto personal. Solo herramientas para ayudar al personal a realizar su trabajo. Sin su implicación activa, comprometida y entusiasta, ningún cambio es posible.

Por eso, mantenemos especial atención a la formación de todos nuestros trabajadores. Sobre todo de los equipos de gerocultoras y auxiliares, que son la piedra angular de los cuidados en un centro residencial o de día. Sin olvidar al personal de cocina, tan importante para la satisfacción de los usuarios, y al personal de limpieza y de mantenimiento. Y, por supuesto, la cualificación y motivación de los equipos multidisciplinares, que deben liderar los cambios que supone la implantación y consolidación de nuestro modelo Casas para vivir con jardín.

Además, hemos puesto en marcha iniciativas para mantener la cualificación y motivación de nuestros trabajadores y su compromiso con el modelo que estamos implantando. Para ello, evaluamos de manera rigurosa su satisfacción, lo que nos permite diseñar planes de mejora. Nos hace sentir muy orgullosos que en 2020, un año tan complicado, tres de cada cuatro trabajadores de Vitalia Home dicen que no cambiarían de trabajo aunque pudieran. Ese es el principal activo de nuestra empresa.

Otro debate de plena actualidad en el sector sociosanitario, y muy vinculado también al cambio de modelo asistencial, es la medicalización de los centros. ¿Qué opina al respecto?

La pandemia ha impactado de manera muy dura en nuestros centros. Hemos sentido una presión extraordinaria de la sociedad, alarmada por el drama que se ha vivido en los centros residenciales de mayores. Se nos ha exigido una mayor atención sanitaria, llegando incluso a hablar de medicalizarlos. Pero no podemos pensar en un nuevo modelo de centros de mayores solo desde un punto de vista sanitario. Las residencias son y deben ser lugares para vivir, y nadie quiere vivir en un centro medicalizado. Si una persona mayor necesita cuidados sanitarios, le corresponde al Sistema Público de Salud proporcionárselos, como a cualquier otra persona, viva donde viva. Las residencias somos alternativas al hogar, no al hospital.

Otra cosa es que nos coordinemos bien con el sistema sanitario, que es una obligación de ambos para prestar la mejor atención a las personas más vulnerables. Esa necesidad de articularnos adecuadamente se ha visto reforzada con la pandemia. Hemos sufrido el desbordamiento de Atención Primaria, que hay que recuperar en las residencias. Y hubiéramos evitado mucho sufrimiento si hubiera estado extendida la hospitalización domiciliaria en las residencias, como veníamos proponiendo en diversas comunidades. Una atención hospitalaria en el centro residencial, cuando sea posible, a cargo de personal del hospital de referencia y con nuestra colaboración. Además, hubiera aliviado el colapso de muchos hospitales en los momentos más duros de la pandemia.

La experiencia vivida nos ha animado a reforzar la atención sanitaria en nuestros centros. Pero no para sustituir los servicios del sistema público, sino para una mejor coordinación con Atención Primaria y hospitalaria, que repercuta en la calidad de la atención a nuestros residentes. Así, hemos puesto en marcha un servicio médico 24 horas por vía telemática para apoyar, especialmente en horario de noche y fines de semana, al personal de nuestros centros.

Igualmente, se está hablando mucho de los centros multiservicios para mejorar los servicios de proximidad y abrir los centros a la comunidad. ¿Qué opina al respecto?

Es parte del futuro de los centros residenciales de mayores. Centros abiertos, lo que supone también configurarse como prestadores de servicios al entorno. Con esa proyección estamos diseñando algunos de nuestros servicios y planteando ensayos que nos permitan generalizar nuestros centros como prestadores de servicios a la comunidad.

Con la compra de la Clínica San Vicente, especializada en daño cerebral, Vitalia Home ha incorporado una nueva dimensión a su línea de negocio: el abordaje de terapias y tratamientos relacionados con la rehabilitación neurológica y funcional. ¿En qué medida revierte esta especialización en los centros de Vitalia Home?

La compra de la Clínica San Vicente ha sido un gran avance en la política de calidad con la que estamos comprometidos en Vitalia Home, y una aportación sustancial en nuestro modelo Casas para vivir con jardín.

La Clínica San Vicente es un centro de reconocido prestigio en el tratamiento de daño cerebral y rehabilitación neurológica, y con una amplia trayectoria en la formación especializada en estas materias. Robótica para la rehabilitación de la marcha y el fortalecimiento muscular, realidad virtual, hidroterapia, terapias no invasivas ni dolorosas para el tratamiento de la disfagia mediante estimulación eléctrica, impresoras 3D para fabricar férulas personalizadas, entornos multisensoriales, etc., son algunas de las terapias y de las tecnologías que estamos incorporando a nuestras Unidades de Terapias Intensivas (UTIs), que están siendo avaladas y acompañadas por la experiencia y el conocimiento de los profesionales de la Clínica San Vicente.

 Las nuevas tecnologías aplicadas al cuidado de las personas revierten en una mejor atención. ¿Qué suponen para Vitalia Home?

Todas estas tecnologías avanzadas que estamos implantando mejoran la calidad de vida de las personas mayores y con dependencia. Una mayor autonomía personal beneficia su salud, porque mejora el tránsito intestinal, su musculatura y, algo muy importante, su estado de ánimo. Además, les permite realizar actividades básicas de la vida diaria por sí mismos como comer, asearse o vestirse.

Tecnologías también que nos ayudan a reducir y eliminar sujeciones, sin merma de la seguridad de las personas residentes, como son las camas de alzhéimer, los sensores que detectan el flujo sanguíneo o las ondas cerebrales, sistemas de localización, etc. También nos hemos referido a su utilidad para la telemedicina, que nos permite disponer de un servicio médico 24 horas y de interconsulta a cargo de especialistas.

Las nuevas tecnologías tienen más utilidades, por ejemplo, aplicadas a la gestión de los centros. En Vitalia Home hemos desarrollado una aplicación informática propia que facilita y mejora la gestión y los cuidados e intervenciones. Ahora estamos inmersos en un proceso de digitalización completa de nuestros centros. Además, nos va a permitir un control riguroso de todas nuestras intervenciones y un contacto inmediato y fluido con los familiares.

Por otra parte, hemos instalado en todos nuestros centros sistemas de reconocimiento facial que permiten un registro eficaz de la jornada y monitorizan la temperatura de los trabajadores y de toda persona que entra en el centro.

Además, participamos en proyectos absolutamente innovadores relacionados con la robótica.

¿Cómo ve el futuro del sector sociosanitario y, en concreto, de la atención residencial?

A pesar del demoledor e injusto trato que algunos medios de comunicación han hecho del sector, soy optimista respecto al futuro. Ya estamos viendo la recuperación de la ocupación, que responde a una necesidad real de la población. Las residencias deben ser servicios de proximidad, estar allí donde viven las personas y no, como ocurre muchas veces, llevar a las personas al lugar donde se ha construido una residencia.

Debemos ser capaces de cambiar el actual modelo institucionalizador y sobreprotector, por otro en el que seamos capaces de responder de manera eficaz no solo a las necesidades materiales de las personas, a su bienestar físico y a su salud, sino también a sus necesidades emocionales, de convivencia y, en definitiva, a su felicidad.

¿Qué desafíos se plantea Vitalia Home a corto y medio plazo?

El equipo directivo de Vitalia Home sigue comprometido con el desarrollo del nuevo modelo residencial Casas para vivir con jardín. Lugares donde las personas puedan desarrollar sus proyectos vitales con la mayor autonomía posible. En pocos años hemos logrado una transformación radical de nuestros centros, no solo a nivel físico, en sus estructuras, sino lo que es más importante aún, en el cambio profundo de cultura de todos nuestros equipos. Y en ello seguiremos avanzando.

Pero somos conscientes de que aún podemos avanzar más. Así, por ejemplo, en los nuevos centros queremos que nuestras Casas sean para grupos aún más reducidos de residentes, no más de 15 personas por Casa. También vamos a incrementar el porcentaje de habitaciones individuales hasta un 90 % aproximadamente. Y, sobre todo, vamos a desarrollar nuestra oferta de servicios para la rehabilitación neurológica y funcional, dotando a nuestros centros de las más avanzadas tecnologías y terapias.

Vitalia Home, con más de 30 proyectos consolidados en marcha, está en plena expansión. Pero nos interesa aún más seguir siendo la empresa que lidere en España el nuevo proyecto residencial. No nos faltan ideas ni energía para ello. Y el mejor aval, lo que me anima a seguir al frente de la empresa, es constatar el elevado nivel de motivación y entusiasmo de quienes me acompañan en la dirección de la empresa, en nuestros equipos centrales y regionales, y todos y cada uno de nuestros centros, y de nuestros más de 4.000 trabajadores. Con su entusiasmo, su motivación y su profesionalidad, seguiremos innovando en beneficio de la calidad de vida, del bienestar y de la felicidad de las personas que confían en nosotros.

Radiografía de Vitalia Home

Centros residenciales (personas mayores, discapacidad y salud mental): 62 centros con 8.678 plazas residenciales y 1.249 plazas de estancias diurnas, donde trabajan 4.086 profesionales. Según la tipología del centro:

  • Centros de mayores: 56 centros, con 8.520 plazas residenciales y 1.249 plazas de estancias diurnas.
  • Centros de discapacidad (RGA): 4 centros con 158 plazas residenciales.
  • Centros de salud mental: 1 centro con 56 plazas residenciales.
  • Clínica: 1 centro con 45 plazas de alojamiento.

Comunidades autónomas en las que tiene presencia

  • Andalucía (26 centros), Aragón (9 centros), Comunidad de Madrid (8 centros), Castilla y León (5 centros), Cataluña (4 centros), Castilla-La Mancha (4 centros), País Vasco (3 centros), Comunidad Valenciana (2 centros) y Cantabria (1 centro).

Próximas aperturas

  • A finales de 2021 o principios de 2022 está prevista la apertura de cuatro centros: Carabanchel, en Madrid (205 plazas); Casablanca, en Zaragoza (166 plazas); Burgos (124 plazas) y Murcia (175 plazas).

Proyectos

  • En construcción: Sabadell (150); Simancas, en Madrid (99); Huesca (148); Alcorcón (142) y León (140).
  • Consolidados y en fase de licencia: Logroño (170), Rubí (197), Cornellá (152), Getafe 1 (180), Getafe 2 (180), Clínica San Vicente (80 camas), Majadahonda (112), Córdoba (180), Badalona (178), Salamanca (154), Gandía (150), Hospitalet (136), Cornellà Can Rosés (145), Móstoles (268), Tordera (180), Buenavista (180), Vallecas (130) y Barakaldo (150).

Otros proyectos:

  • Centros de corta estancia.
  • Unidades de cuidados paliativos.
  • Eliminación de sujeciones físicas y químicas, acreditando a los centros.