centros de día

“Los centros de día mejoran el estado de ánimo del mayor, las ganas de vivir y la alegría”

Los centros de día son uno de los recursos menos conocidos para la atención de las personas mayores con dependencia, sin embargo los usuarios y los familiares que los utilizan están muy satisfechos porque ofrece muchos beneficios enfocados a mejorar la calidad de vida.

Así lo explica en esta entrevista la directora de operaciones de los centros de día STIMA, Patricia del Barco: “Favorecen la independencia funcional de las personas mayores, ralentizan el deterioro físico y cognitivo, y promueven un envejecimiento activo y de calidad”. Con esta especialista repasamos las necesidades de las personas mayores,  qué ofrecen los centros de día, las facilidades de acceso que STIMA pone a disposición de los usuarios y familiares y, por supuesto, los beneficios de la atención en estos centros especializados.

Los centros de día son un recurso cada vez más utilizado. ¿Cuáles son sus principales beneficios?

Efectivamente, el centro de día es el menos conocido de los recursos para personas mayores y, sin embargo, cada vez las familias nos necesitan más por ser una alternativa muy efectiva ante una institucionalización temprana. De hecho, STIMA sigue su senda de crecimiento y hace justo un año abrimos nuestro cuarto centro, STIMA Princesa, para dar respuesta a las necesidades de los mayores y sus familias, complementando la oferta actual y ampliando nuestro radio de acción en Madrid.  Respecto a los principales beneficios de un centro de día de personas mayores destacaría que favorecen la independencia funcional de las personas mayores, ralentizan el deterioro físico y cognitivo, y promueven un envejecimiento activo y de calidad.

Para promover este recurso, los centros STIMA ponen a disposición de las personas mayores una ayuda económica de carácter privado, cheque STIMA. ¿En qué consiste?

Es una ayuda única en el mercado. Tiene un funcionamiento parecido al cheque servicio. Cuando una familia viene a informarse a cualquiera de nuestros, si a nivel económico pudiera existir cierta dificultad, estudiamos la situación familiar y se subvenciona una parte de la cuota mensual. En concreto, el “cheque STIMA” busca cubrir con celeridad las necesidades de ayuda económica para cualquier persona mayor de 65 años, o con una patología asociada, que cumpla los requisitos. Y lo hace en menos de 72 horas. Basta con contactar con uno de nuestros los centros y presentar la documentación solicitada (última Declaración de la Renta y el certificado de pensiones de cada miembro que integre la unidad familiar). La respuesta a la solicitud se confirmará en un plazo inferior a tres días.

centros de día

¿Cuál es su objetivo principal?

El objetivo principal es que los centros de día STIMA estén al alcance de todos, a todos los niveles incluido el económico. De esa forma ayudamos a más familias y ningún mayor se queda en casa por una cuestión económica. Somos conscientes del retraso con que las familias están recibiendo las ayudas de la Comunidad de Madrid (a las que tienen derecho) desde que la solicitan y en STIMA no queremos que ese retraso suponga a su vez un retraso en el comienzo de la asistencia al centro de día, por eso facilitamos esta ayuda económica durante ese tiempo de espera. Asimismo, los centros de día STIMA ofrecen también a los mayores y sus familias servicios asistenciales, como la tramitación del Cheque Servicio de la Ley de Dependencia otorgado por la Comunidad de Madrid. Gracias a estos servicios, hemos constatado con las familias que la ayuda por parte de la Comunidad es en muchas ocasiones insuficiente y, en otras, se retrasa demasiado, y cuando por fin se recibe y se acude al centro, en muchos casos las patologías han evolucionado más de lo necesario por falta de estimulación adecuada a tiempo.

¿A quién está dirigido?

A cualquier persona mayor que necesite venir a un centro de día STIMA, y que cumpla con los requisitos mínimos que establecemos. 

¿Qué se consigue con esta ayuda?

Se consigue, por un lado, paliar de forma temporal el coste del centro los primeros meses, hasta que la ayuda de la Comunidad de Madrid (cheque servicio) llega a cada persona mayor, y por otro, que la persona mayor pueda acceder al centro de día sin tener que esperar hasta que la Comunidad de Madrid le haga efectiva su ayuda económica.  

¿Cuáles son las principales necesidades de las personas mayores usuarias de centros de día?

Claramente el principal objetivo es mejorar su calidad de vida, y también la de sus familiares. Esta mejora de la calidad de vida pasa por estimular de forma eficaz a cada persona mayor según su nivel de dependencia a todos los niveles, aumentar la socialización, que tanta falta hace después de la pandemia, y mejorar mucho, mucho su estado de ánimo y autoestima.

¿Qué tipo de terapias se aplican para mejorar el bienestar y autonomía de los usuarios?

Fisioterapia, neuropsicología, terapia ocupacional, logopedia, talleres socioculturales, de ocio y tiempo libre, de prevención y promoción de la salud o de botánica terapéutica. Además de talleres de estimulación multisensorial en entorno snoezelen y terapias asistidas con animales, entre otras actividades.

Los centros de día STIMA ofrecen también a los mayores y sus familias servicios asistenciales. ¿Cuáles son las cuestiones que más les preocupan?

Nos preocupa la alimentación; que sea saludable y adaptada a las necesidades nutricionales de cada persona mayor según su salud y que las personas mayores la lleven a cabo de forma adecuada en cantidad, calidad y de forma independiente; la salud basal que controlamos en los centros, que se mantengan en rangos adecuados y, en general, que todos los hábitos de baños, deambulación, higiene y aseo sean adecuados.

¿Considera que este servicio es efectivo?

Muy efectivo, y no porque yo lo piense, lo vemos cada día en los centros. Vemos cómo el acudir al centro de día mejora el estado de ánimo del mayor, las ganas de vivir, la alegría que muestra; y las familias lo reflejan en casa, se comunican más, participan en la vida familiar y los efectos de la asistencia al centro de día se ven rápidamente. Los centros de día son un gran recurso para muchísimas familias que aun no se conoce ni valora demasiado, pero llegará el día. Antes de la pandemia la residencia era el recurso estrella, para muchas personas, el único recurso, la “única solución”, y realmente es un recurso muy necesario en muchos casos; sin embargo, en otros se acude de forma prematura, y muchos mayores aumentan la dependencia cuando se trasladan a ellas. Por otro lado, actualmente el servicio de ayuda a domicilio es un recurso muy en alza después de la pandemia. Seguimos teniendo miedo a salir y preferimos que nos atiendan en casa. No obstante, en casa nos falta una parte importante en la vida de todos nosotros que es la socialización y, además, en muchas ocasiones, por desgracia, las personas que atienden a las personas mayores no están cualificadas.

Los centros de día estábamos antes de la pandemia, hemos estado durante ella con todas las medidas de seguridad necesarias y estamos ahora que parece que por fin volvemos a la “normalidad”. El trabajo que realizamos con las personas mayores en los centros de día les permite seguir viviendo en sus casas, mejorar su calidad de vida a todos los niveles y la relación con su cuidador/a principal porque también ayudamos a conciliar la vida personal y profesional en aquellos cuidadores que salen a trabajar aún.