médicos geriatras podrán trabajar en el Sistema Vasco de Salud

“Los médicos geriatras ya podrán trabajar en el Sistema Vasco de Salud como especialistas en Geriatría”

Pilar Sorando.

Presidenta de Zahartzaroa, Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología

En Euskadi la población de 65 y más años representa el 21,6 % del total de la población. Según Pilar Sorando, geriatra y presidenta de Zahartzaroa (Asociación Vasca de Geriatría y Gerontología), es una de las comunidades más envejecidas, con una representación del 3,7% del total de las personas de 85 años y más del total de la población. De ahí que los médicos  geriatras lleven más de 20 años reivindicando la incorporación de esta especialidad en el Sistema de Salud. Desde hace unos meses, los médicos geriatras podrán trabajar en el Sistema Vasco de Salud porque la geriatría ha sido incluida como especialidad. Era la última comunidad que quedaba por reconocer la geriatría. Sobre este hito hemos  querido preguntar a Sorando. 

 

El País Vasco ha sido el último territorio en reconocer la geriatría como especialidad. ¿Qué inconvenientes surgían?

Zahartzaroa lleva desde 1999 trabajando en el reconocimiento de los intereses de las personas mayores y en la mejora de su calidad de vida en Euskadi.

Desde hace unos años se había solicitado el reconocimiento de la geriatría en el Sistema Vasco de Salud. Había una inercia en no realizar cambios, falta de voluntad. Y no se veía la necesidad de que la salud de las personas mayores fuese cuidada por sus especialistas, los geriatras. Se consideraba que estaba cubierta por otros especialistas (médicos de familia, médicos internistas).

Tras la constitución de la Junta actual, que presido desde 2018, se realizó un proceso de reflexión estratégica que se plasmó en un plan en el que unos de sus objetivos era la inclusión de la especialidad de geriatría en el Sistema Vasco de Salud. Iniciamos una serie de reuniones con dicha propuesta con buena aceptación, pero faltaba la “voluntad” de iniciar el cambio para que los médicos geriatras pudiéramos trabajar en el Sistema Vasco de Salud. 

¿Qué ha sido necesario para este cambio de opinión?

Creo que ha sido un conjunto de circunstancias y razones.  Zahartzaroa inició reuniones en 2019 con el anterior consejero de Salud con la solicitud de inclusión en la cartera de servicios de Geriatría. Tras los cambios que se produjeron en el Departamento, no permitieron dar continuidad al proyecto.

Tras las elecciones autonómicas en 2020, retomamos las reuniones con la actual consejera, presentándole el plan y solicitando la inclusión de la especialidad. Posteriormente, llegó la pandemia que afectó especialmente a nuestros pacientes y que ha hecho que se replanteen los modelos asistenciales, las necesidades y la atención sanitaria.

Hay un hecho demográfico indiscutible que es el envejecimiento de la población. En Euskadi la población de 65 y más años representa el 21,6% del total de la población. Siendo una de las comunidades más envejecidas, con una representación del 3,7% del total de las personas de 85 años y más del total de la población. (Panorama demográfico 2018. Eustat)

Las proyecciones del EUSTAT perfilan un panorama donde la población mayor de 65 años en Euskadi supondrá:

  • En el 2029 el 29% de la población total.
  • En el 2061, el 33,5% de la población total. 12 puntos porcentuales más que en 2017

Otro hecho primordial es la necesidad actual de facultativos en el sistema vasco de salud que se verá incrementada de aquí a diez años por la llegada de estos a la jubilación (Se estima que el 38 % de los 13.854 facultativos del País Vasco lo harán en ese periodo)

¿Qué supone para la Sociedad Vasca de Geriatría esta noticia?

Es una gran noticia, magnífica. Supone el inicio del cambio de un proyecto que comienza con que los médicos geriatras puedan trabajar en el Sistema Vasco de Salud como tales. Este proyecto tiene que continuar con otros pasos como el cambio en el decreto de puestos funcionales en el Parlamento Vasco, que salgan códigos de geriatras y, cómo no, en un futuro a medio plazo, pero cercano, que pueda haber servicios de geriatría en Euskadi.

¿Qué beneficios tendrá para la sociedad esta determinación de que los médicos geriatras puedan trabajar en el Sistema Vasco de Salud? 

Para la sociedad vasca, en general, tendrá los beneficios de ser atendidos por geriatras. El atender a los pacientes mayores, más que con una visión de enfermedad, desde una visión global, dinámica y múltiple que evalúa y cuantifica el estado físico, psíquico, clínico y social con la capacidad funcional como principal variable y que establece un plan de cuidados y objetivos asistenciales.

También el beneficio de la trabajar con un equipo interdisciplinar, con los distintos profesionales que trabajan con personas mayores (enfermera, trabajadora social, psicólogo, terapeuta ocupacional y fisioterapeuta…) para alcanzar unos objetivos proporcionales y garantizar una continuidad asistencial.

El objetivo primordial de los geriatras es prevenir la dependencia de las personas mayores, así como evitar la discriminación por edad y el ensañamiento terapéutico. Es nuestra dinámica de trabajo, que se enseña en nuestra formación especializada.

¿Cómo se está comenzando a organizar la cartera de servicios?

En un principio no hay cambio en la cartera de servicios. La inclusión de geriatras se hace dentro de los Servicios de Medicina Interna, en hospitales de media estancia.

¿Están contando con la aportación y opinión de Zahartzaroa?

Sí, desde diciembre de 2020 que mantuvimos la primera reunión con la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, y con la directora general de Osakidetza, Rosa Pérez Esquerdo. Se continuó con una serie de reuniones en marzo de 2021 para que en julio de 2021 se abrieran listas de contratación para Facultativos Especialistas de Área (FEA) de geriatría.

Desde el inicio se ha contado con Zahartzaroa y hay compromiso de sucesivas reuniones para monitorizar el proceso.

¿Cuáles son las prioridades y los nuevos retos para la Sociedad Vasca de Geriatría y Gerontología?

Como asociación debemos ser referentes en el asesoramiento y apoyo a las instituciones y organismos sanitarios y sociales vascos, a otros agentes externos y a las y los profesionales del sector.

Continuar con el proyecto iniciado de inclusión de geriatras en el Sistema Vasco de Salud y que se sigan otros pasos debe ser uno de nuestros principales retos.

Yo creo que las prioridades de Zaharzaroa son darse a conocer, fomentar su visibilidad, en la sociedad en general, entre los distintos profesionales sanitarios en particular y las entidades políticas y sociales.

Además, hay que contribuir a la puesta en valor y al reconocimiento de la labor de las y los actuales y futuros profesionales del sector de la geriatría y gerontología.  Hay que potenciar la multidisciplinaridad especializada en geriatría: auxiliares, enfermería especializada en geriatría, fisioterapeutas, terapia ocupacional y psicólogos que se dedica al paciente mayor.