profesionalizar el sector de la dependencia
University professor wearing protective face mask while holding a class to group of students during coronavirus epidemic.

Formación y capacitación, la clave para profesionalizar el sector de la dependencia

La profesionalización del sector sociosanitario es fundamental para ofrecer una atención de calidad a personas mayores y/o con dependencia.  Y, para conseguirlo,  solo existe una vía: la capacitación y formación de sus trabajadores.

La pandemia ha visibilizado y acelerado la necesidad de dotar el sistema de cuidados con especialistas en el ámbito sociosanitario, lo que ha generado una mayor demanda de estos profesionales, así como de la formación para prepararlos.

La pandemia ha puesto de relieve la necesidad de una más y mejor atención a las personas mayores y/o con dependencia, lo que ha provocado un aumento de la demanda de profesionales en esta área social, que ya mostraba un crecimiento potencial como consecuencia también del envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas que influyen en el deterioro físico y pérdida de autonomía.

Según indica Raquel Fuentes, responsable de programas del área de Gestión Sanitaria y Prevención e Intervención Social del Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona, “la atención sociosanitaria es una de las áreas sociales con más demanda de profesionales en nuestro país”. Y, en estos casos, “la capacitación y titulación de acuerdo a las normativas sanitarias vigentes no son opcionales, sino un requisito obligatorio e indispensable para el desempeño profesional”, advierte. Por lo tanto, se requieren cada vez más de programas de formación que potencien y promuevan el crecimiento de la red de profesionales existente dentro del sector.  

La formación se convierte de este modo en un requisito imprescindible para acceder a este sector y para desempeñar una labor de responsabilidad máxima, pues cuidar de las personas mayores o con dependencia y contribuir a su bienestar y calidad de vida precisa de conocimiento en distintas áreas sanitarias y sociales y habilidades sociales de distinta índole. Así lo expresa el CEO de SUPERCUIDADORES, Aurelio López-Barajas: “En todos los casos, los trabajadores sociosanitarios necesitan una formación integral, tanto en conocimientos como en habilidades, ya que cuidar a las personas mayores o dependientes requiere tanto de aptitud con “p” como de actitud con “c”. Y, para conseguir esto, hay que formarse”.

En este sentido, el sector de la formación se convierte en una herramienta estratégica fundamental para las entidades que prestan servicios de atención a personas dependientes, pues como asegura Juan Carlos Carrasco, socio y director KEPZES Training Solutions, “estas entidades “producen servicios” y estos servicios son prestados por personas en su gran mayoría, por tanto, es el aprendizaje de las maneras de impartir estos servicios, con calidad, eficiencia, profesionalidad y trato cercano y natural, lo que tiene  ese valor tan importante y único que cualquier empresa, grupo o entidad, busca para que se le identifique, cuando da esos servicios, ya sea en centros residenciales, centros de día, ayuda en el domicilio y/o supervisión con teleasistencia”.

Eva María Rodríguez, docente acreditada en certificados de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en AUTOESCUELA GALA, S.L., subraya el alto nivel de exigencia de la formación relacionada con el ámbito sociosanitario. “Actualmente, el sector de la formación, y sobre todo la relacionada con el ámbito sociosanitario, tiene un alto nivel de exigencia debido a dos factores: el aumento de la población, que por uno u otro motivo, necesita de unos cuidados específicos y la demanda de cuidados especializados y profesionalizados por parte de la sociedad”. Por esta razón, “el sector de la formación se ha convertido en la herramienta principal para dar respuesta a estas necesidades, fomentando al máximo la calidad de sus acciones formativas”, asevera Eva María Rodríguez.

¿Qué demandan las empresas?

Según Juan Carlos Carrasco, es importante que las entidades de formación escuchen al sector de manera general (cambios de normativas, nuevos modelos de servicios, nuevos requisitos de implementación, etc.) y les propongan soluciones para cubrir estas necesidades detectadas.

Por otra parte, desde un punto de vista prescriptor, también “tenemos que impulsar otro tipo de acciones formativas detectadas como nuevas tareas o servicios por parte de los familiares, usuarios o sus asociaciones”, sostiene el socio y director KEPZES Training Solutions.

La responsable técnica de Foro Técnico de Formación, Paula Sánchez Álvarez, indica que, en  2021, las formaciones más destacadas y solicitadas por las empresas del sector han sido todas aquellas relacionadas con las medidas preventivas en la transmisión por COVID-19. “Formación en infecciones, acompañamiento en el duelo o formaciones dirigidas al autocuidado profesional son las formaciones que, por la situación actual, más estamos realizando, pero desde FORO seguimos apostando por una formación de calidad tanto en áreas asistenciales como en el resto de áreas de atención sociosanitaria”, menciona esta experta.

Pero también mantiene que otros cursos bastante solicitados son aquellos  relacionados con las áreas de discapacidad, salud mental y geriatría.

Actitudes y aptitudes que deben tener los profesionales sociosanitarios

La responsable de programas del área de Gestión Sanitaria y Prevención e Intervención Social del Instituto de Formación Continua de la Universidad de Barcelona explica que en la formación de los profesionales sociosanitarios debe ser interdisciplinar porque esto permite  que los profesionales puedan ofrecer un abordaje de la cronicidad que atienda la complejidad, pluripatología, fragilidad y comorbilidad, entre otras cosas, todo ello especialmente pronunciado en pacientes mayores.

En la misma línea, Patricia Flor Arasil, coordinadora del Máster Universitario en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la Escuela de VIU de la Universidad Internacional de Valencia concreta que estos profesionales requieren de un perfil muy completo, con conocimientos psicológicos e incluso de enfermería en algunos casos; de hecho necesitan una certificación profesional acreditada para el trabajo en un centro de atención sociosanitaria o institución social. “Además de conocimientos sociales y sanitarios, para lograr satisfacer las necesidades de una persona dependiente, desde el aspecto psicológico, precisan conocimientos en rehabilitación, por ejemplo, a nivel de memoria y otras funciones cognitivas que pudieran estar afectadas o como modo de prevención. También tienen que tener conocimientos asistenciales en cuidados básicos como el de higiene o comidas, pensando primero en la necesidad y autonomía de la persona atendida con la finalidad de no generar esa dependencia o nueva necesidad siempre que se pueda. Y, por último, facilitar la parte social de la persona atendida promoviendo la socialización”.

Por otra parte, Raquel Fuentes también insiste en que, por lo menos, hay cuatro cualidades imprescindibles que todo profesional sociosanitario debe tener:

  • Empatía. Resulta necesario tener la capacidad y sensibilidad de ponerse en el lugar del otro y entender la situación que está atravesando.
  • Saber dar y recibir cariño. Es importante que estas personas sepan no solo dar sino también recibir cariño, ya que la atención sociosanitaria no es una relación vertical ni unidireccional.
  • Es otra cualidad que debe tener cualquier profesional sociosanitario. Se trata de un elemento indispensable para que una persona dependiente pueda alcanzar logros y genere una base de confianza.
  • Es fundamental que un profesional sociosanitario sea positivo, que anime a la persona dependiente a no bajar los brazos ni a perder la esperanza, a realizar actividades, a seguir hacia adelante con su vida con alegría y resiliencia.

La capacidad de trabajo en equipo es otra premisa básica para brindar una atención global e integral, necesaria en el ámbito sociosanitario. Y no podemos olvidar la humanidad. Según Patricia Flor, la humanización es una parte fundamental en la atención, no solamente de las personas técnicas sociosanitarias sino desde cualquier ámbito o profesión que se dedique a la atención a personas. Por ello, “afortunadamente se está poniendo cada vez en mayor valor e iniciando la creación de cursos especializados en humanización, en la mayoría de los casos siendo cursos propios o privados”.

El valor de la especialización

Además de ofrecer interdisciplinariedad, la formación sociosanitaria debe aportar especialización para procurar una atención personalizada porque, en opinión de Aurelio López-Barajas, esta es la clave de la calidad de la atención: “Cada persona es distinta y, por tanto, requiere unos cuidados también distintos. Hay que personalizar la atención teniendo en cuenta las necesidades de la persona mayor o dependiente, así como el lugar donde se prestan estos servicios. Por esta razón, la formación también tiene que ser especializada y adecuada a los distintos trabajadores que prestan sus servicios en el domicilio de la persona cuidada, en instituciones sociales o a través de la teleasistencia”.

Por todo ello, SUPERCUIDADORES ha creado itinerarios formativos tanto para atender a las distintas necesidades de las personas cuidadas como para los distintos trabajadores del sector sociosanitario. La calidad de la atención se consigue a través de la especialización y personalización, razón por la que han creado 400 temáticas formativas para aprender a cuidar a cualquier persona dependiente, ya sea por razón de edad, enfermedad o tipo de discapacidad o dependencia que tenga.

En Foro Técnico de Formación también diseñamos cursos adaptados a las necesidades del sector sociosanitario con el fin de profesionalizar todos los perfiles involucrados en la atención a la dependencia y fomentar así la calidad en la atención a las personas mayores. “La alta especialización y centralización en el sector sociosanitario nos diferencia de otros proveedores de formación. Nuestra estrategia de formación está respaldada por la experiencia técnica de nuestro Comité Técnico Asesor, compuesto por expertos de referencia en todas las disciplinas del sector y que nos ayudan a anticipar las necesidades de formación que el sector necesitará. No solo en contenidos, sino en nuevas herramientas metodológicas que nos ayudarán a saber el qué, el cómo y el cuándo”, explica su responsable técnica Paula Sánchez.

Además, para mantener la especialización esperada por sus clientes en el sector sociosanitario, amplían su oferta formativa en colaboración con otras entidades especialistas del sector como Fundación Siel Bleu, Fundación Cuidados Dignos, 4Doctors, Alzheimer Catalunya, Centro de Humanización de la Salud y entidades acreditadoras como Universidad Francisco de Vitoria, ISNA, Asociación Instructores Bobath España, SEMICYUC, Contribuint a salvar una vida.

Para fomentar dicha calidad, en AUTOESCUELA GALA, S.L. trabajan con contenidos teóricos funcionales, es decir, “la adquisición de conocimientos teóricos no son aleatorios sino que están relacionados con conceptos y situaciones que se plantean continuamente en la atención a personas en situación de dependencia”,  describe Eva María Rodríguez.

Junto a los contenidos teóricos, y con el objetivo de potenciar al máximo los resultados profesionales, también han planteado una metodología práctica inherente a la formación que, por consiguiente, aumenta la calidad de la atención a las personas mayores llevada a cabo en residencias, centros de día, ayuda a domicilio y teleasistencia.

Para esta docente acreditada en certificados de Atención Sociosanitaria a Personas Dependiente, la formación debe conllevar una transformación de la realidad para la que fue planteada. Es decir, se puede considerar, que “gran parte de la mejora de la calidad de los servicios sociosanitarios es debida al ajuste del contenido y de la metodología teórica y práctica aplicada durante la formación”, advierte Eva María Rodríguez.

Pero, también, la calidad de la atención a las personas mayores ha de entenderse siempre como un proceso de mejora continua, argumenta el director KEPZES Training Solutions. En este proceso, “las personas que desarrollan estos servicios, cada una en su puesto y dentro de un sistema organizativo eficiente y de atención centrada en las personas que atienden, tienen que estar también continuamente formándose, aprendiendo, tanto en el contenido técnico para el desempeño de su puesto, como en lo relativo a los aspectos relacionales o de habilidades sociales y/o de comunicación”, concluye, Juan Carlos Carrasco.