La formación ha sido otro de los ámbitos afectados por la situación de emergencia de salud pública provocada por el COVID-19. Esto se debe sobre todo a la caída de la modalidad presencial, porque es evidente que, en este momento, la formación de los profesionales resulta más necesaria que nunca en todos los sectores. También en el sanitario y sociosanitario, aunque en estos casos las prioridades están centradas en la atención directa a las personas, lo que no quita que están aprendiendo a marchas forzadas. Es tiempo de cambio, de capacitación y de oportunidades.

El 9 de marzo, la Comunidad de Madrid decretaba la suspensión de toda la actividad educativa a partir del miércoles 11 de marzo para evitar la expansión del coronavirus. A ella se fueron sumando otras comunidades autónomas. Se comenzó con la formación reglada, con el cierre de colegios, institutos y universidades y, a continuación, le llegó el turno a la actividad docente en el ámbito de la formación profesional para el empleo. Fueron de las primeras medidas que se tomaron.

En estos dos meses, la formación presencial se ha paralizado por completo por exigencia del Estado de Alarma, pero la demanda informativa y formativa profesional no ha tenido precedentes, porque la situación ha obligado a los profesionales a adquirir nuevos conocimientos y adaptarse a una nueva forma de trabajar.

En este contexto, la formación online ha tomado fuerza. Sin embargo, las entidades formativas también se han visto obligadas a replantearse y reflexionar sobre las fórmulas más efectivas y modelos formativos más interesantes para dar respuesta a los profesionales a partir de ahora.

El CEO  de Foro Técnico de Formación (FTF), Sergio Chaves,  reconoce que esta situación imprevista les ha obligado a reaccionar de forma sobrevenida, “provocando un cambio sustancial en nuestra manera de trabajar y de enfocar la formación presencial, colocando en primer término recursos educativos tecnológicos, afortunadamente ya existentes, aunque quizás, su uso poco generalizados”.

¿Un sector en crisis?

Para el director de Formación Autoescuela Gala, Manuel Martín, la suspensión de la formación ha generado que la mayor parte de las empresas formadoras hayan tenido que adoptar medidas de cierre temporal por el impedimento del ejercicio de la actividad. Y, “aunque el Gobierno ha establecido medidas excepcionales que amortiguan parcialmente el nefasto impacto que va provocar el confinamiento de la comunidad educativa, es difícil valorar el efecto de esta pandemia en cuanto a destrucción de puestos de trabajo directos e indirectos”, sostiene.

Estas medidas excepcionales para hacer frente al COVID-19 en materia de formación profesional para el empleo, a las que alude Manuel Martín, se recogen en la Resolución del 15 de abril de 2020 del Servicio Público de Empleo Estatal.

Se trata de una apuesta que ha sido muy bien acogida por el sector de la formación. “Es un buen marco para centrar las necesidades actuales de formación de los trabajadores”, manifiesta Gonzalo Ruiz, presidente de la Fundación Española de Geriatría y Gerontología. No obstante, advierte de que lo más importante es el pago a estos centros de formación, “que a día de hoy no saben cómo cobrar las facturas emitidas antes de la pandemia”. Según este especialista, miles de cursos se han suspendido, miles de empresas y asociaciones no tienen la posibilidad de ofrecer sus servicios de formación y tienen serios problemas de subsistencia empresarial.

El CEO de Supercuidadores también pone sobre la mesa otra cuestión: la precariedad del sector sociosanitario: “Necesita muchos más recursos de los que dispone para afrontar los servicios que se le requieren, con una calidad aceptable”. En este sentido, opina que la formación se ve afectada, ya que los trabajadores disponibles tienen que priorizar la asistencia a los mayores y dependientes, antes que su propia formación.  “Esta es la pescadilla que se muerde la cola y que produce una falta de profesionales cualificados en los colectivos, sobre todo, de gerocultores y auxiliares del servicio de atención domiciliaria (SAD)”. Sin embargo, admite que las empresas e instituciones cada vez están más concienciadas, sobre todo con esta pandemia, de que es absolutamente necesario formar y profesionalizar a su personal, como la mejor forma de garantizar la calidad de servicio que se le requiere.

Desde Foro Técnico de Formación, no consideran que se pueda hablar de crisis en la formación en el sector sociosanitario. Su CEO, destaca que, “en el sector de la dependencia, la formación, y por tanto el conocimiento, cobrará especial importancia cuando la situación se estabilice”. Sergio Chaves concreta que, además de formación sobre el alcance y riesgos de la pandemia así como las medidas preventivas frente al coronavirus, habrá otras acciones formativas que se van a colocar también en primer nivel de necesidad, entre ellas subraya “las técnicas para afrontar el duelo y las pérdidas”. Por todo ello, y al tratarse de un sector afectado de forma directa, “la transmisión de conocimiento es y será fundamental aún más si cabe de ahora en adelante”, apunta.

 

Formación sociosanitaria en transformación

Durante la crisis, el sector sociosanitario está centrado de manera primordial en la atención directa, de ahí la imposibilidad de dedicar tiempo a realizar cursos, aunque sí ha crecido el interés por conocer cómo afecta el COVID-19 y cómo debe prevenirse y tratarse. De hecho, muchos colegios y entidades profesionales han intentando dar respuesta a esta necesidad a través Webinar y la organización de charlas informativas profesionales online.

También empresas dedicadas al sector  de la formación han actuado en la misma línea, ya que –como argumenta Sergio Chaves- “han cambiado las prioridades, pero las necesidades de formación no han desaparecido”. Por esta razón, considera que se tienen que ajustar los contenidos a los objetivos de formación concretos que demanda esta pandemia: “Debe convertirse en una formación aplicable, inmediata, en formatos de corta duración, muy flexible en cuanto a su organización e impartidas por especialistas de primer nivel”, asegura.

Por ello, Foro Técnico de Formación está adaptando su panel de cursos presenciales a formato Webinar, permitiendo la transferencia de conocimiento, al tiempo que garantiza la seguridad en la salud de los trabajadores.

Por su parte, Aurelio  López-Barajas de la Puerta, CEO de Supercuidadores, reconoce que “toda la formación sociosanitaria se ha visto afectada, a excepción de aquella relacionada con cómo prevenir y hacer frente al coronavirus COVID-19”. Por tanto, Supercuidadores ha ofrecido masterclass, en modalidad online…