El movimiento Plena Inclusión ha hecho público su posicionamiento oficial sobre la accesibilidad cognitiva, reivindicando su reconocimiento y su desarrollo legal. Acción que forma parte de la campaña #AccesibilidaCognitivaYA.

Su postura, que queda clara en las acciones de esta campaña, exige que este término aparezca de forma explícita en todas las leyes, ya sean estatales o autonómicas, en aquellas en las que sea necesario explicando cómo se consigue esa accesibilidad (como la Norma UNE 153101:2018 EX de lectura fácil). Señalando, además, que la legislación y el desarrollo normativo deben tener en cuenta a las personas más olvidadas: las niñas y las mujeres con discapacidad y también a las personas con más necesidades de apoyo.

Además, reclama que este tipo de accesibilidad se incorpore desde el propio diseño, “y no una vez acabados los productos o servicios”, refieren desde la organización. Es decir, que sea un diseño universal, como también ha de ser cuando se habla de accesibilidad física o sensorial.

La organización considera que este posicionamiento ya es demostrativo de la importancia y del impacto que tendría el reconocimiento legal de la accesibilidad cognitiva. Por ejemplo, podría dar a conocer más este derecho, explicar cómo cumplirlo, explicar cómo se mide su cumplimiento, determinar en qué situaciones es exigible, facilitar la petición de recursos para su cumplimiento y contar con una vía de denuncia cuando no se cumpla.