fP9dPIIKBMw

Por Adolfo Tamames, CEO y fundador de TeleMedCare

Habrá alguna idea que merezca no ser pensada de nuevo?, se preguntaba Elias Cannetti. Ciertamente la manera en la que prestamos los servicios de salud hoy es una de esas ideas que merece ser pensada de nuevo. China, como ejemplo, está planteando hospitales online para llevar la sanidad a todos sus habitantes.

La  pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de repensar y acelerar nuestros servicios sanitarios.  Soluciones que permitan acercar el hospital al domicilio de los pacientes en tratamiento es una necesidad hoy, potenciada como decimos por la pandemia sí pero, ya era una necesidad antes. De paso, reducimos el coste sanitario y mejoramos no solo la calidad de vida de los pacientes a través del seguimiento de las enfermedades a distancia, sino también de sus cuidadores, facultativos y familiares.

Durante el estado de alarma y debido al confinamiento, se ha popularizado el uso de herramientas digitales como solución de continuidad a nuestras actividades cotidianas. Unas herramientas que nos han aportado una cierta sensación de “normalidad”. La sociedad en general y España en particular han dado un paso de gigante en digitalización, avanzando en meses lo que en condiciones normales nos habría costado años. Aprendiendo a usar e incorporando a nuestra vida cotidiana procesos digitales que antes realizábamos en el mundo físico: compras a través de internet, consumo de películas en casa, gimnasia y cuidados personales virtuales, plataformas colaborativas, etc. Hemos incorporado el manejo de herramientas de trabajo y sociales: sistemas de teleconferencia por voz y vídeo para comunicarnos con compañeros de trabajo y charlar con familia y amigos. Hemos conseguido desarrollar una vida semi-normal gracias a la digitalización de nuestras actividades cotidianas que además, nos han permitido algo importantísimo para el ser humano: ver, saber y estar más cerca de las personas que queremos, aumentando nuestro bienestar personal.

Home case system

TeleMedCare, “ángel de la guarda, dulce compañía”

TeleMedCare es, como rezábamos de pequeños antes de dormir, un “ángel de la guarda” que mide a distancia las constantes vitales de un paciente para un diagnóstico médico. Una solución tecnológica que permite cuidar al paciente fuera del hospital  a través de la monitorización y el control a distancia de personas en tratamiento, aumentando así el bienestar personal no sólo del paciente sino también de las personas de su entorno. Así, el software envía las mediciones de las constantes vitales realizadas por el propio usuario en su domicilio al centro de control y a los facultativos, cuidadores y familiares.

Es un ejemplo claro del uso de la tecnología para mejorar la experiencia vital. En este caso, la experiencia de vida de los pacientes y las personas de su ámbito de influencia. Una solución de atención personalizada de gran impacto y valoración gracias a la seguridad que ofrece a sus usuarios.

Con el uso de TeleMedCare se mejora la calidad de vida y la tranquilidad de pacientes, facultativos, cuidadores y familiares. Se disminuyen las entradas en hospital de los pacientes al monitorizar sus constantes vitales y anticipar posibles crisis. También reducimos los costes sanitarios al evitar y controlar caídas en domicilio, desplazamientos, entradas y estancias en hospital para controles rutinarios. Y muy importante, avanzamos hacia un sistema de medicina preventiva.

Decía Cortázar, por seguir con las citas, que no elegíamos la lluvia que nos calaba. Bueno, él lo aplicaba en otro ámbito pero yo arrimo el ascua a mi sardina. Y a ver, si las estancias hospitalarias se reducirían en un 75%, las readmisiones en un 53%, la mortalidad en un 40% y los gastos médicos en un 46% (fuente: CSIRO), los que parecen ser unos porcentajes bastante significativos, sin duda deberíamos plantearnos elegir otra lluvia.  Un cambio de paradigma hacia la digitalización y la monitorización y el control remoto de los pacientes y personas en tratamiento. Porque ganamos todos. Ganamos como ciudadanos al reducir el coste de la sanidad; como pacientes al mejorar nuestra calidad de vida; como facultativos porque podemos ofrecer una medicina preventiva; como cuidadores y familiares porque estamos siempre informados de la persona que atendemos y queremos.

Pero, ¿en qué consiste TelMedCare y cómo nos ayuda en nuestra vida como pacientes y/o facultativos?

TeleMedCare cuenta con tres elementos fundamentales para hacer ésto posible:

Una home case (Genius Box): Un conjunto de dispositivos sanitarios ioT que  permiten el análisis objetivo y cuantificado de la actividad de una persona y su tele exploración, sin invadir su espacio de privacidad y garantizando la confidencialidad de los datos:

  • termómetro para medir la temperatura
  • pulsioxímetro para medir la cantidad de oxígeno en sangre
  • pulsímetro para el pulso cardíaco
  • espirómetro para la capacidad pulmonar
  • tensiómetro para la presión arterial
  • electrocardiograma
  • báscula, etc.

Un hub de comunicación que trasmite estas constantes vitales a un centro de control.

Y una serie de aplicaciones disponibles para pc y/o dispositivos móviles. Fáciles de usar, con asistentes de voz y pantallas táctiles que aportan una experiencia inclusiva. Estas aplicaciones proporcionan información histórica, analítica, de detalle y de manera proactiva a través de alertas a todos los distintos actores involucrados (paciente, facultativos y familiares), que reciben el tipo y la información que cada uno de ellos necesita.

Ejemplo de las aplicaciones de médico, paciente y familia.

El centro de control, el “corazón” tecnológico de TeleMedCare

El centro de control, nuestro corazón tecnológico, realiza una serie de funciones que sirven principalmente a los actores de la plataforma:

  • Funciones de automatización y predicción basadas en algoritmos de Inteligencia Artificial, que nos permitan caminar hacia un modelo de salud personalizada, participativa, predictiva y preventiva
  • supervisión de constantes vitales, gráficas de evolución biométrica, reportes y alertas
  • control, gestión y visualización de datos del paciente: medicación, alergias, actimetría, familiares de contacto, alertas, …
  • agenda/dashboard con flujos de trabajo y,
  • se integra en cualquier CRM

Seguridad y certificaciones, sobre esta piedra construimos nuestra solución

Como los datos que se trasfieren son altamente sensibles, las comunicaciones se realizan encriptadas (voz y datos) y con los controles de seguridad de la información y de las infraestructuras pertinentes para garantizar la privacidad y confidencialidad de la información. Hay que añadir además que los datos no se almacenan en los dispositivos.

El nivel de certificaciones clínicas es también muy avanzado:

  • Certificación FDA 510K para los dispositivos médicos
  • Certificación HIPAA sobre confidencialidad de pacientes
  • Certificación FHIR de comunicación clínica
  • Arquitectura de SW & HW abierta
  • Integración con los estándares ZIGBEE/Z-WAVE de comunicación domótica

Beneficios del uso de la tecnología de TeleMedCare

Los casos de éxito en la adopción de la tecnología de TeleMedCare en salud COVID -19 han sido numerosos en estos meses de pandemia.

Hemos realizado atención masiva de consultas medicas por tele consulta, monitorización remota y con capacidad de prescripción y receta electrónica, acciones que contribuyen a evitar el colapso de hospitales y desplazamientos innecesarios.

Atención mediante smartphones a personas vulnerables en riesgo de aislamiento a través de aplicaciones móviles que permiten atención por voz y vídeo.

Despliegue de aplicaciones móviles para seguimiento de síntomas del Covid 19, y otras especialidades por la dificultad de atención presencial. 

La pandemia vista con las gafas de tecnólogo…

Como decía nuestro replicante favorito, “He visto cosas que ustedes nunca hubieran podido imaginar…”

Yo he imaginado sistemas de monitorización en lugares de frecuentación que hubiesen ayudado a establecer alertas tempranas. Y estas alertas habrían permitido una reacción rápida de los sistemas de salud.

He imaginado esta misma crisis con plataformas de telemedicina bien adoptadas por toda la sociedad, que evitarían colapsos hospitalario y mantendrían a los pacientes controlados, atendidos, incorporados a la sociedad.

Y aeropuertos con tecnología para evitar los contagios importados…

Como colofón a este artículo que espero les haya resultado de lectura agradable, animamos desde TeleMedCare a una reflexión. Acerca de la inversión en tecnología que mejore la calidad de vida de nuestros pacientes, en sistemas interconectados, en proyectos de futuro y, en el retorno económico y social de estas inversiones. Desde TeleMedCare estamos seguros de que estos momentos de futuro llegarán, que ya están aquí, que trabajaremos juntos para impulsar una tecnología en salud de alto impacto social y que esta oportunidad que se nos presenta ahora no se perderá en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

Más información en el tel. 913 920 732 o en www.telemedcare.com

 

Managing Chronic Disease at home with TeleMedCare, Australian e-Health Research Centre (AEHRC), CSIRO.